OKUPAS ALCORCÓN

Vecinos de Alcorcón atemorizados por el incremento de la okupación: «No hay barrio donde no haya»

Ver vídeo

El incremento de la okupación en el municipio madrileño de Alcorcón tiene atemorizados a los vecinos. Según ha podido saber OKDIARIO de damnificados directos de esta situación, el número de okupas ha crecido en lo últimos tiempos hasta tal punto que «no queda barrio en todo Alcorcón donde no haya». Una situación que ha desembocado en numerosos altercados y reyertas entre los okupas, muchos de ellos pertenecientes a bandas latinas, y los vecinos.

La calle Luna, la calle Praga, la calle Virgen de Iciar, la calle Independencia, la calle Polvoranca, la calle Abedules… ninguna se libra de la plaga de okupas que asola al municipio, de cerca de 170.000 habitantes.

Aunque la alarma vecinal es palpable y grupos municipales como Vox han alertado a la alcaldesa socialista Natalia de Andrés de esta situación, el Ayuntamiento continúa «negando la evidencia».

Por eso, los de Santiago Abascal van a proponer en el Consistorio alcorconero la creación de una unidad de policía anti-okupas que controle esta situación que ha hecho que algunos alcorconeros hasta se planteen cambiar de domicilio.

El Grupo Municipal alerta que desde el año 2015, el número de denuncias presentadas en España por okupaciones ilegales de viviendas y de locales ha crecido un 50%. Además, en el año 2020 se produjeron 40 denuncias al día, dejando un saldo de 14.600 familias afectadas.

Basta hacer una búsqueda rápida en Google para comprobar cómo los medios de comunicación se han ido haciendo eco en los últimos meses de sucesivas okupaciones en Alcorcón. «Okupas pillados ‘in fraganti’ en Alcorcón», «Desalojo múltiple en Alcorcón de 15 okupas», «Vecinos en lucha contra los okupas: ‘No se puede vivir así, nadie hace nada’», son tan sólo algunos de los titulares que copan la red sobre las okupaciones en Alcorcón.

Una situación de inseguridad que lamentan los vecinos porque «nadie hace nada al respecto». El miedo de quienes tienen que convivir cada día con esta gente que se apropia de casas que no son suyas ha llegado a tal punto que, según ha podido saber este periódico, algunos han llegado a renunciar a protestar por temor a las represalias que después sufren de los okupas.

Sin ir más lejos, la semana pasada una vecina muy preocupada tuvo que solicitar que un grupo de políticos no se reuniera enfrente de su edificio okupado para protestar -a pesar de estar totalmente de acuerdo con la manifestación- por ese pavor a la «venganza» de los okupas.

«Viven niños y viven personas mayores y tienen miedo a las represalias por manifestarse», señalan estos vecinos que, aunque querrían ver fuera de sus edificios a los okupas, temen ir demasiado lejos y que luego les señalen y vayan contra ellos.

Lo último en España

Últimas noticias