Torra coloca de nuevo el cartel por los golpistas presos y el lazo amarillo en la sede la Generalitat

No ha esperado ni un día. El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha vuelto a colocar en la fachada del Palau de la Generalitat la pancarta pidiendo la libertad de los separatistas presos y el lazo amarillo que le obligó a retirar la Junta Electoral.

A primera hora de la mañana, personal de la Generalitat ha retirado la pancarta que colocó sobre la libertad de expresión para intentar burlar la prohibición de la Junta Electoral al comenzar la campaña de las Generales.

La pancarta con el lema "Libertad presos políticos y exiliados", en catalán e inglés, junto con un lazo amarillo, fue motivo de polémica cuando la Junta Electoral Central ordenó retirarla, al inicio del ciclo electoral de los comicios del 28A y 26M, argumentado que durante este periodo no se podían exhibir lemas partidistas en edificios públicos.

Torra desoyó inicialmente la orden y no retiró la pancarta al término del plazo que dio la JEC, el pasado 21 de marzo, lo que le acarreó días después una querella de la Fiscalía por desobediencia, por la que ya ha tenido que declarar ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña.

Cuando ya había expirado el plazo que le había dado la JEC, Torra optó por tapar primero la pancarta con otra con el mismo lema y un lazo blanco con franja roja, en lugar del color amarillo.

Una alternativa que fue vetada de nuevo por la JEC y que dio lugar a una tercera pancarta, que decía "Libertad de opinión y expresión", que sí fue autorizada en este caso y que se ha mantenido en el balcón del Palau de la Generalitat durante todo el periodo electoral.

La retirada de las pancartas y lazos, y su reemplazo por otras alternativas, se ha convertido en un capítulo más en la ‘teatralidad’ del secesionismo en su órdago al Estado.

La Generalitat procedió a la retirada de las pancartas y lazos amarillos de las fachadas de los edificios públicos, en cumplimiento, finalmente, del requerimiento de la Junta Electoral Central efectuado el 11 de marzo.

La Junta Electoral Central denunció al presidente de la Generalitat, Quim Torra, ante la Fiscalía por un presunto delito de desobediencia al no retirar los símbolos golpistas del balcón de la Generalitat en los dos plazos que le otorgó la JEC de 48 y 24 horas respectivamente.

El pasado 15 de mayo, Torra tuvo que declarar ante el TSJC por desobedecer a la JEC. Agotado el segundo plazo que le había otorgado la Junta, la pancarta continuaba colgada en la fachada del edificio, sede de la presidencia de la Generalitat, lo que motivó a una denuncia del grupo parlamentario de Ciudadanos y a la posterior apertura de diligencias por parte de la fiscalía. El juez entendió que del comportamiento de Quim Torra se podía desprender un delito de desobediencia, por lo que fue formalmente investigado con el fin de garantizar su derecho de defensa, ya que deberá declarar acompañado de un abogado.

Tras su declaración ante el juez instructor del TSJC, este decidirá si continúa adelante la causa contra el jefe del ejecutivo catalán, pese a que posteriormente sí ha cumplido con los requerimientos de la Junta Electoral Central, aunque a regañadientes y desafiando en más de una ocasión, al órgano regulador de los procesos electorales.

Torra puede ser sancionado con una multa e incluso podría ser inhabilitado para ejercer el cargo de president.

Lo último en España