La socialista Armengol da 380.000 € al sindicato independentista de profesores de Baleares

STEI
Miembros del sindicato STEI se manifiestan, el pasado 11 de septiembre, a favor de la independencia de Cataluña (Foto: STEI).

El Govern balear, que preside la socialista Francina Armengol, ha inyectado durante los últimos cuatro años más de 380.000 euros públicos al sindicato independentista STEI, que se ha convertido en el mayoritario entre los profesores de las Islas.

En las elecciones autonómicas, apenas el 9% de los ciudadanos de Baleares vota al partido independentista de las Islas, Més per Mallorca. Sin embargo, el apoyo a las tesis independentistas se eleva por encima del 40% entre el colectivo de profesores, precisamente los encargados de educar a los más jóvenes.

En las últimas elecciones sindicales celebradas en diciembre de 2018, el 43% de los profesores de las Islas dio su voto al sindicato independentista STEI. Este porcentaje oscila entre el 39% en Mallorca y el 49% en Ibiza y Formentera.

Este sindicato, que apoya abiertamente la secesión de Cataluña y la creación de los llamados «Països Catalans», se ha beneficiado de ayudas que suman 380.000 euros concedidas por el Govern balear de la socialista Francina Armengol, quien preside el Ejecutivo autonómico mediante un pacto con Podemos y con los separatistas de Més.

Desde 2016, el Govern balear ha concedido al STEI 62.292 euros en subvenciones para desarrollar su actividad sindical y para poner en marcha un plan de fomento del uso de la lengua catalana entre los inmigrantes en Baleares.

Mensajes de odio contra España

Pero además, la Conselleria de Asuntos Sociales del Govern balear, que dirige la independentista Fina Santiago (Més per Mallorca), ha otorgado al STEI otros 318.000 euros públicos para desarrollar proyectos de cooperación en el Tercer Mundo : 54.950 euros en 2016, 111.700 euros en 2017, otros 77.300 euros en 2018 y 74.600 euros en el ejercicio actual.

Como ha informado OKDIARIO, el STEI desarrolla los proyectos de cooperación en el Tercer Mundo junto a la ONGD Ensenyants Solidaris (Maestros Solidarios), que aprovecha su presencia en varios países de Suramérica para alentar los mensajes de odio contra España y montar campañas contra las empresas españolas en la región.

Tras conocer la sentencia dictada por el Tribunal Supremo, el sindicato STEI emitió el pasado 17 de octubre un manifiesto de apoyo a los golpistas de la Generalitat condenados por sedición y malversación de fondos públicos: «Hoy es un día triste para la Democracia, porque lo que piensa una mayoría política y una gran masa social de Cataluña no se reconducirá metiendo en prisión a sus portavoces y representantes», afirmaba el sindicato financiado por el PSOE de Baleares.

Y dos días después, el 19 de octubre, el secretario general del STEI, Miquel Gelabert, mostraba su entusiasmo por la manifestación celebrada en Barcelona en apoyo a los golpistas condenados: «Este viernes Cataluña se ha vuelto a ganar la independencia. El movimiento social más participativo del mundo», escribió en su Twitter.

Para el líder del sindicato financiado con 380.000 euros por el Govern balear, el problema no es que los responsables de la Generalitat se colocaran al margen de la Ley e intentaran quebrar la Constitución aprobada por todos los españoles. El problema es el «nacionalismo español excluyente».

Miquel Gelabert lo explicó con estas palabras el pasado 8 de octubre: «El problema no es Cataluña, sino el nacionalismo español excluyente, que no acepta la diversidad lingüística y cultural y cuyos lemas son ‘a por ellos’ y ‘Una y grande’. ¿Quién no querría irse de un lugar en el que no te aceptan como eres?»

Y a raíz de los recientes altercados protagonizados por los CDR, que han incendiado las calles de Barcelona, agredido a los Mossos y saqueado comercios, el líder del STEI, Miquel Gelabert, se hacía la siguiente reflexión: «Me gustaría saber qué perfil humano ha de tener un mosso o un policía nacional de estos que pegan a las personas. No debe ser padre, y si lo es no ama. Ha de ser un violento y un amargado. Más próximo a un animal irracional. Un ogro«. Este es el líder del sindicato mayoritario entre los profesores de Baleares.

El sindicato STEI encabezó la ofensiva contra el plan que impulsaba el entonces presidente del Govern balear José Ramón Bauzá para sustituir la inmersión lingüística en catalán por un plan de enseñanza trilingüe (en castellano, catalán de Baleares e inglés).

La huelga de profesores montada por el STEI y las dudas de un sector del PP balear, que apoya la inmersión lingüística en catalán desde los tiempos del corrupto Gabriel Cañellas, obligaron a Bauzá a dar marcha atrás y renunciar al trilingüismo en la enseñanza. Hoy Cañellas es el principal padrino político del nuevo presidente del PP de Baleares, Biel Company.

Lo último en España

Últimas noticias