Sánchez le transmite a Iglesias su intención de relevar a Castells en las próximas semanas

El ministro de Universidades, desaparecido desde el pasado mes de abril, ha acabado con la paciencia de Pedro Sánchez

Manuel Castells
Manuel Castells, Ministro de Universidades. Manuel Castells, ministro de Universidades. (Foto: Francisco Toledo)

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, sigue trabajando en la optimización de su equipo. Este lunes, durante la reunión que mantuvo con el secretario general de Podemos y vicepresidente segundo del Ejecutivo, Pablo Iglesias, Sánchez le trasladó la idea de cesar al ministro de Universidades, Manuel Castells, propuesto por Unidas Podemos durante la configuración del Gabinete el pasado mes de enero.

El líder socialista, que desde el mes de julio piensa en una remodelación del equipo que reduzca las carteras ministeriales y fortalezca su núcleo duro, ya no aguanta más la desfachatez del ministro podemita. Manuel Castells, que desde el 26 de abril no ha tenido ninguna aparición pública, ha dejado de lado sus obligaciones en plena pandemia mientras la comunidad universitaria buscaba respuestas sobre cómo debía empezar el nuevo curso escolar.

Según le transmitió el presidente a Iglesias, el futuro de Manuel Castells, que según su equipo se encuentra de baja médica por una operación a la que se sometió el viernes pasado, se dilucidará en cuestión de semanas. A finales de septiembre o principios de octubre, tras la moción de censura de VOX, Pedro Sánchez procederá a su cese como ministro de Universidades. Su cartera volverá a unirse con la de Ciencia e Innovación, en manos ahora de Pedro Duque, que probablemente también abandone el Ejecutivo para dirigir la Agencia Espacial Europea.

El responsable de Universidades, según fuentes gubernamentales, es el primero que ha sido sentenciado por Sánchez. No será el único. Aunque el futuro de la coalición no está en peligro, tampoco el cargo de Pablo Iglesias como número tres del Gobierno, varios dirigentes socialistas presionan a su líder para que cese también a la ministra de Igualdad, Irene Montero. También los hay que abogan por romper la coalición, algo que no entra en los planes del presidente.

Desde el entorno del jefe del Ejecutivo, cuando se les pregunta por los posibles cambios a ejecutar en las próximas semanas, recuerdan que “la prerrogativa de nombrar o cesar a un ministro corresponde únicamente al presidente del Gobierno”. Aunque admiten que habrá cambios, se niegan a hablar de crisis. Aseguran que el Gabinete “ha salido fortalecido” de la pandemia y que su valoración por parte de la ciudadanía “es positiva”. Sin embargo tanto socialistas como podemitas reconocen también tensiones muy fuertes.

El encuentro que mantuvieron este lunes Pedro Sánchez y Pablo Iglesias sirvió también para recomponer la confianza entre ambos. Aunque la relación que mantienen desde la firma del pacto es “excelente”, aseguran en Moncloa, las últimas declaraciones de los podemitas vetando a Ciudadanos de cualquier acuerdo para los Presupuestos han enojado al presidente y han resquebrajado esa confianza mutua que sirve para solucionar las crisis entre ambos partidos.

Los dos, según fuentes conocedoras de la reunión, se comprometieron a seguir trabajando intensamente para que el Gobierno funcione y pueda garantizar su estabilidad. La semana pasada, en una reunión similar a la mantenida este lunes, Sánchez le pidió a Iglesias que moderase a los suyos para no dar motivos a los socialistas para apostar por la rotura de la coalición. A las pocas horas su equipo filtraba una supuesta bronca a Isabel Celaá en el Consejo de Ministros y días después el veto a Ciudadanos.

Los morados, con muchos frentes judiciales abiertos por la tarjeta de la ex asesora de su líder y por la supuesta financiación irregular del partido, buscan con esas salidas de tono diferenciarse de sus socios y tapar las polémicas que se conocen casi a diario sobre Podemos.

Lo último en España

Últimas noticias