Rubalcaba denuncia que las pintadas contra Llarena son "lo contrario a la democracia"

eta
Alfredo Pérez Rubalcaba. (Foto: Enrique Falcón) | Disolución ETA

El exvicepresidente del Gobierno Alfredo Pérez Rubalcaba ha asegurado hoy en Zaragoza que le parecen "fatal" las pintadas realizadas en el domicilio del juez Pablo Llarena en San Cugat del Vallés porque se hacen "para amedrentar y meter miedo" y eso es "lo contrario a la democracia".

De este modo ha respondido Rubalcaba a los medios en Zaragoza antes de impartir la conferencia titulada "Química y política", dentro del ciclo de Ibercaja "Química, una ciencia central".

Rubalcaba, profesor del departamento de Química Orgánica de la Universidad Complutense de Madrid, no ha querido referirse a más cuestiones de actualidad y se ha limitado a hablar del tema de su conferencia: los principios químicos elementales y su aplicación a la política.

Así, ha explicado que, según un principio químico, "semejante disuelve a semejante", un postulado que rige las relaciones de las coaliciones políticas y que por eso son "tan difíciles".

"Semejante disuelve a semejante; en una coalición política uno de los dos disuelve al otro y por eso con gran frecuencia en política te encuentras que las coaliciones más estables son las complementarias", ha aseverado.

Rubalcaba se ha referido también al final de ETA, que se explica en el marco de la diferencia entre cinética y termodinámica, aunque ha apuntado que, sobre todo, pretende explicar que el final de la banda terrorista fue "una derrota" y que conviene "no dejar a los que perdieron reescribir la historia".

Es algo que tiene que quedar claro a los jóvenes y a quienes no vivieron una época en la que hubo "unos desalmados que mataban a quienes no pensaban como ellos" y que hubo una democracia que, aplicando el Estado de Derecho, con la policía, con la Guardia Civil y con los jueces, "les derrotó y se fueron a casa sin haber conseguido ningún triunfo político", ha argumentado.

"Es importante que quienes fueron derrotados no intenten cambiar la historia -ha insistido- y convertir lo que fue una derrota estrepitosa en una suerte de victoria glamurosa porque hubo gente que murió, más de 800 inocentes".

Lo último en España