Constitución de las Cortes

Funcionarios de prisiones frente al Congreso: "Merecemos la misma dignidad que los diputados presos"

Las reivindicaciones de los funcionarios de las cárceles españolas se han trasladado hoy a las inmediaciones del Congreso de los Diputados, coincidiendo con la presencia, en su interior, de los diputados catalanes en prisión provisional.

Frente al Congreso  y bajo el lema ‘Justicia salarial, dignidad profesional’. Así se manifiestan los funcionarios de prisiones frente al Congreso de los Diputados -donde hoy asisten a la sesión de constitución de la Cámara parlamentaria los líderes separatistas catalanes presos- para exigir "dignidad" en sus puestos de trabajo.

"Merecemos, como mínimo, la misma dignidad en el desarrollo de nuestra función que la que se pide para los internos de las cárceles. Como mínimo la que disfrutan los diputados presos", exigen desde la asociación ‘Tu Abandono Me Puede Matar’ (TAMPM), responsable de la convocatoria de la protesta de este martes.

La iniciativa -que nace en Andalucía el pasado mes de septiembre de 2018 y como reacción a la pasividad de algunos sindicatos de clase tradicionales- trata de visibilizar la lucha de un gremio históricamente silenciado y las necesidades de un sector profesional que desarrolla su día a día cada vez, con menos seguridad.

La falta de efectivos y la tasa de reposición cero, por jubilación de los trabajadores públicos de centros penitenciarios, hacen que las condiciones en las que desarrollan su trabajo, el colectivo de profesionales de las cárceles españolas -con una media de edad cada vez más envejecida de la plantilla- sean "dramáticas".

Desde la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias, ubicada en el número 38 de la calle Alcalá, y dependiente del Ministerio del Interior- se han trasladado, a pie, varios centenares de funcionarios de prisiones, en dirección hasta la Puerta del Sol, donde está previsto que den lectura a un manifiesto detallando sus reivindicaciones, entre las que se encuentra ser reconocidos como ‘autoridad’ dentro de las cárceles. Durante el trayecto han efectuado una parada ante el Congreso de los Diputados: "Que ningún político pueda decir que desconoce la situación que estamos viviendo".

La asociación ‘Tu Abandono Me Puede Matar’ trata de unificar las exigencias de mejora de las condiciones de trabajo para todos los funcionarios de prisiones, con independencia de su categoría profesional, frente a la Administración Pública. La plataforma aglutina las demandas de más de 23.000 trabajadores de centros penitenciarios españoles, de entre los cuales más del 75% tienen más de 40 años y de entre estos, cerca de la mitad ronda los 50.

Su carácter reivindicativo y la alta presencia en redes sociales les han granjeado una cierta incomodidad desde Instituciones Penitenciarias donde los consideran "molestos".

Aumentan las agresiones de reclusos

Los funcionarios de prisiones denuncian que cada día se producen, como mínimo, dos agresiones de reclusos a funcionarios en las cárceles españolas. En lo que llevamos de año 19 personas, entre reos y funcionarios, han perdido la vida por sobre dosis o incidentes violentos. Los trabajadores de los centros penitenciarios no dan a basto y exigen a Interior que convoque las 3.500 plazas vacantes que sería necesario cubrir en el sector, para dar una respuesta adecuada al incremento de la población reclusa.

Desde ‘Tu abandono me puede matar’ denuncian a OKDIARIO que "la delincuencia en España ha cambiado". Y, sin embargo, los profesionales que tratan día a día con los reos no reciben, en ninguna de las cárceles españolas, formación específica sobre cómo tratar con los internos por delitos vinculados al terrorismo yihadista, bandas latinas y mafias del Europa del Este. "No puede ser que no tengamos formación y que sufraguemos con nuestro dinero, y en nuestro tiempo libre, clases de defensa personal" se lamenta Elena, una de las portavoces del movimiento asindical #TuAbandonoMePuedeMatar. Interior tampoco les forma en cómo ayudar a reinsertar a presos comunes, es decir, presos por delitos de robo, violencia o contra la libertad sexual como violadores o pederastas.

"Estamos expuestos, necesitamos medios. Muchas veces yo sola tengo que encargarme de 300 internos", relata Elena, una de ellos. Además, insisten en la carencia absoluta de medios materiales adecuados: "Nos dan guantes de jardinero, no tenemos ni los que usan la Policía o la Guardia Civil" cuando "somos la tercera pata de la Seguridad del Estado", explican .

Lo último en España