La amenaza de inhabilitación sobre De Andrés condiciona la nueva dirección del PSOE madrileño

Natalia de Andrés y José Manuel Franco
Natalia de Andrés y José Manuel Franco

El Congreso regional del PSOE de Madrid arranca este viernes con el ojo puesto en el papel que se reservará a la portavoz socialista en Alcorcón, Natalia de Andrés. Sobre ella pesa una petición del fiscal de inhabilitación para cargo público durante cinco años por haber quebrado la empresa municipal de la vivienda, de la que De Andrés fue máxima responsable con el socialista Enrique Cascallana como alcalde.

Este fin de semana se celebra el congreso del que saldrá la nueva dirección del PSOE de Madrid que liderará José Manuel Franco tras ganar con mayoría suficiente en las primarias regionales. Franco formará en los próximos días su equipo para relevar definitivamente a la hasta ahora secretaria general, Sara Hernández.

La duda está en si De Andrés, histórica dirigente del socialismo madrileño muy próxima a Pedro Sánchez (la incluyó en el comité federal del PSOE) estará en el equipo de dirección o no. Fuentes socialistas han explicado que "hay un sector potente que no quiere que Natalia esté" en los órganos de dirección. "Es verdad que hay un riesgo importante de que en el caso de que la inhabiliten te fastidie todo el trabajo que estamos haciendo. Además se junta que el resultado que obtuvo -De Andrés- en las primarias de Alcorcón no era el que se esperaba. Alcorcón era un bastión muy importante para Franco y ha quedado debilitado", han añadido las mismas fuentes.

Sin embargo, otros sectores socialistas apuntan a que la portavoz socialista en la localidad que gobierna el ‘popular’ David Pérez entrará con un cargo relevante en la Ejecutiva de José Manuel Franco, ‘sanchista’ como ella. Otras fuentes adelantan que De Andrés podría incluso salir del congreso de este fin de semana siendo la vicesecretaria general del PSOE-M.

De Andrés entró en el equipo de Sánchez a pesar de que el fiscal pide una inhabilitación de cinco años para administrar bienes ajenos, así como representar o administrar a cualquier persona física o jurídica por haber propiciado la quiebra de una empresa pública municipal.

La socialista madrileña formó parte del gobierno de Alcorcón que encabezó Enrique Cascallana hasta que el PP se alzó con la mayoría en 2011. En esta etapa, De Andrés fue presidenta del consejo de administración de Emgiasa, la empresa municipal de la vivienda de Alcorcón que acabó quebrada, entró en concurso de acreedores y ahora está en fase de liquidación.

Lo último en España