Abascal amenaza con vetar los presupuestos de la Junta porque C’s no quiere derogar la Memoria Histórica

Abascal
Juanma Moreno (PP), Juan Marín (C's) y Santi Abascal (VOX).

El pacto a tres bandas para ser investido presidente de la Junta de Andalucía ya se ha convertido en un quebradero de cabeza para el popular Juanma Moreno Bonilla. El líder nacional de Vox, Santiago Abascal, ha advertido este sábado que su partido no apoyará los Presupuestos del Ejecutivo autonómico, si Ciudadanos (C’s) mantiene su negativa a derogar la Ley de Memoria Histórica de Andalucía.

Vox ha aprovechado la primera sesión de la Comisión de Cultura y Patrimonio del Parlamento andaluz para pedir la derogación de la denominada Ley de Memoria Democrática de Andalucía, que fue aprobada en marzo de 2017 con la abstención del PP y Ciudadanos.

La Ley establece la creación de una "Comisión de la Verdad", formada por políticos y no por historiadores, que será la encargada de fijar e imponer una única versión de los hechos ocurridos en Andalucía durante la Guerra Civil y el Franquismo.

El preámbulo de la Ley pactada por el PSOE y Podemos da muchas pistas sobre en qué consistirá esta versión: equipara el régimen de Franco con los crímenes del nazismo contra la Humanidad, pero mantiene un absoluto silencio sobre los crímenes cometidos por el bando republicano (incluyendo el asesinato de cientos de sacerdotes y la quema de iglesias durante la II República).

Sólo hubo asesinos en un bando

Es decir, se trata de imponer por Ley (en las escuelas y los libros de texto, en las instituciones y los medios de comunicación) una ficción dictada por la izquierda y carente de cualquier base histórica, según la cual sólo hubo asesinos en uno de los dos bandos de la guerra. Y a la inversa: sólo merecen respeto y reconocimiento los muertos de uno de los dos bandos.

Tal como ha recordado Santiago Abascal, el pacto suscrito ente el PP y Vox en Andalucía incluye la sustitución de esta Ley de Memoria Histórica por una "Ley de Concordia" que, en lugar utilizar los muertos de la Guerra Civil con fines políticos, favorezca la reconciliación entre los españoles de todas las ideologías, de acuerdo con el espíritu de la Transición.

Como primer paso, Vox ha pedido sustituir ya la Dirección General de Memoria de la Junta por un Comisionado de la Concordia. Sin embargo, el vicepresidente de la Junta de Andalucía Juan Marín (Ciudadanos) ha declarado esta misma semana que la Ley de Memoria Democrática sólo se derogará si existe unanimidad para ello en el Parlamento andaluz. Pero resulta bastante improbable que acepten derogarla el PSOE y la facción de Podemos (Adelante Andalucía) encabezada por Teresa Rodríguez.

A través de las redes sociales, Santiago Abascal ha mostrado su indignación por la actitud de Ciudadanos, que califica como "otro incumplimiento de lo pactado por el PP con Vox en Andalucía. Suma y Sigue. Ni su palabra ni su letra valen nada. Luego querrán aprobar los presupuestos… y no podrán".

De este modo, el líder nacional de Vox ha advertido al presidente andaluz Juanma Moreno Bonilla que le retirará su apoyo si no hace valer el pacto suscrito entre ambas formaciones políticas, que nunca ha sido ratificado por Ciudadanos.

Lo último en España