Fondos

Combinar los mejores fondos en una cartera de inversión para estar preparado para el futuro

Fondos
Inversión

“El talento gana partidos, pero el trabajo en equipo y la inteligencia ganan campeonatos”. Estas palabras las pronunció, hace ya un tiempo, un jugador de leyenda del baloncesto mundial como fue Michael Jordan. La pasada semana, en este mismo espacio, les comentaba que diseñar una cartera eficiente no consistía en “coleccionar” fondos. Si esto fuera así, bastaría con seleccionar los mejores fondos del pasado- esos que cuentan con montones de estrellas en los rankings-, y así nos garantizaríamos ganar siempre dinero y obtener el mejor resultado frente a otros que no actuarán de la misma manera.

Sin embargo, los años de experiencia me han demostrado que una cosa es lo ocurrido en el pasado y otra lo que tenga que venir. Digamos que es como cuando uno conduce, si aprecia su vida y la de los demás jamás lo hace mirando sólo al espejo retrovisor. Sin ir más lejos, lo anterior lo estamos comprobando en el presente Mundial de Fútbol 2018. Si bastara con hacer un equipo sólo con los mejores jugadores del mundo, posiblemente alguna de las selecciones que ya están de vacaciones aún seguiría en Rusia compitiendo… Y no es el caso, ¿verdad?

Y es que los buenos jugadores en un equipo, al igual que los excelentes fondos en una cartera de inversión, son muy importantes, sobre todo si trabajan bien y conjuntados. Por ello, y como sucede en el ámbito deportivo, también en el mundo de las inversiones la labor de un buen gestor y un asesor financiero (entrenador/seleccionador) es crucial. A través de la táctica y estrategia que, en cada momento, apliquen pueden estar mucho más cerca de conseguir el resultado deseado.

En este sentido, y se me lo permiten, haciendo un cierto paralelismo entre el gestor de un fondo y el entrenador o seleccionador de un equipo deportivo. ¿Qué cualidades debemos pedirle a ambos para estar cerca de las metas prefijadas?:

1. Gestionar adecuadamente los egos dentro de su equipo, ya sean éstos, jugadores o ya sean analistas. La gestión de egos, a veces, es bastante complicada y no sólo en el ámbito deportivo.

2. Saber gestionar las emociones. Saber motivar, vender bien las ideas y las apuestas que uno tiene pero, cuando las cosas no salen bien, ser transparentes e informar proactivamente de todo lo sucedido. Como se suele decir: estar a las duras y a las maduras.

3. Saber cuándo “sentar en el banquillo” una idea de inversión por muy vaca sagrada que esta sea. Hay que saber cuándo hay que rotar el equipo y no enamorarse de una idea o de un jugador eternamente. No aprender a sacar una idea (jugador) del campo puede, al final, dañar el resultado del conjunto del equipo.

4. Estar abierto a nuevas tendencias y a nuevas formas de hacer negocio, de gestionar riesgos, de detectar oportunidades. En definitiva, mente abierta y flexible a aplicar nuevas tácticas y estrategias que lleven al éxito, aunque el terreno de juego (mercados financieros) esté de embarrado, o el equipo contrario se cierre.

Los mercados de deuda están suponiendo verdaderos quebraderos de cabeza para más un inversor en 2018

Centrándome ya en el mundo de las inversiones, observamos cómo los mercados de deuda están suponiendo verdaderos quebraderos de cabeza para más un inversor en lo que llevamos de año. Muchos de estos inversores se han quedado atónitos al ver el resultado negativo que acumulan sus fondos de renta fija elegidos porque eran estrellas en el pasado. Ahora, y porque el entorno económico y financiero es distinto, parecen “estrellados”.

Otros ahorradores, por culpa de aquello del “consenso del mercado y de los analistas”, no dan crédito de la razón por la que les va tan mal si lo único que hicieron fue hacer caso a ese consenso que les habían insistido que este sería un gran ejercicio invirtiendo en bancos o en activos emergentes. Pero tanto unos como otros inversores olvidaron aquello de que la inteligencia gana campeonatos.

Se fijaron sólo en los jugadores -en los fondos- pero no tuvieron en cuenta ni el estado del campo, ni al contrario… ni han sabido sentar a tiempo las ideas que no funcionan. ¡Qué importante es saber qué y cuándo comprar, pero mucho más tener una clara disciplina de venta!

Es cierto que debemos ser conscientes de que nos encontramos en un entorno complejo, en el que la existencia de varios frentes abiertos van a continuar generando “ruido” e inestabilidad en los distintos mercados de capitales. Esto hace aconsejarles extremar la prudencia a la hora de invertir en mercados de renta fija. Sin embargo, y porque por ahora creo que el fondo de mercado sigue siendo bueno, nos consideramos moderadamente optimistas a la hora de invertir en mercados de bolsa. Ahora bien, siempre y cuando se sea muy selectivo y muy flexible en el corto plazo. Los mercados de deuda están suponiendo verdaderos quebraderos de cabeza para más un inversor en lo que llevamos de año.

No espero un cataclismo para las bolsas en las próximas semanas, aunque sí que continúe este entorno “rompepiernas”

La flexibilidad, que les decía, la pueden llegar a ofrecer fondos de inversión mixtos de la talla de Avantage Fund; Cartesio X; Inconometric Global Arrow Fund; Vector Flexible o Pictet Multi Asset Global Opportunities EUR, …. Para ser selectivos debemos apoyarnos en la labor llevada a cabo por buenos profesionales de la gestión activa, y que trabajan en fondos tipo Valentum; Sextant Pea; Gamax Fund Junior; Robeco Global Fintech Equity; GAM Multistock Luxury Brands Equity … Y un largo etcétera. Ahora bien, e insisto, sin olvidar hacer equipo. Es decir, estando adecuadamente asesorado para definir la táctica y estrategia que se ajuste a su perfil de riesgo y al contexto económico y financiero.

Es posible, y a tenor de la inestabilidad de los mercados financieros, que algunos de ustedes deseen estar tranquilos durante los meses de verano con sus ahorros. Si este fuera su caso, lo mejor sería contar con una cartera “anti estrés” o, como dice una gran amiga: una cartera de sombrilla y playa. En tal caso, en esa cartera, no debería faltar algo de liquidez (recuerden que ésta es siempre un tesoro), determinados fondos de renta fija euro de corto plazo y buenos fondos de retorno absoluto como pudieran ser los H2O Adagio; F&C Real Estate Equity Long/Short EUR o algún otro que, en todo caso, conviene siempre valorar previamente la idoneidad de los mismos con un asesor financiero.

Quede bien claro que las anteriores ideas o nombres “propios” de fondos de inversión ni se tratan de una idea comercial, ni de una recomendación de compra de los mismos. Sólo son una alternativa que, en todo caso, siempre recomiendo valorar de la mano de un asesor financiero. Para finalizar, y dado que inicio mis vacaciones estivales, no querría dejar de pasar la oportunidad de desearles un muy feliz verano.

Durante algunas semanas no escribiré en este espacio pues voy a encontrarme persiguiendo otro tipo de “flechas amarillas”. Hace años decidí que cada verano dedicaría parte de mis vacaciones en peregrinar a Santiago de Compostela y, de esta forma, poder ofrecer por alguien las ilusiones, esfuerzos o, ¿por qué no?, hasta incluso las queridas ampollas que le salen a este humilde peregrino. Cada año peregrinar por una persona diferente pero con un rasgo común: ser maravillosamente especial y que, por su delicado estado de salud, no pueda hacerlo. ¡Mucho ánimo Elizabeth!

Desde que comencé a “perseguir flechas amarillas” me di cuenta que hacer el Camino no sólo era andar y andar, sino descubrir una senda mágica de palabras, también de silencios y, por supuesto, de tolerancia en la que uno llega a emocionarse por tener un sitio techado donde dormir, recibir la sonrisa limpia de otro peregrino, o experimentar la emotiva sensación cuando, ante la tumba del Apóstol, deposita todo aquello que una guarda en su corazón.

Hace tiempo alguien dijo que “las cosas más bellas y mejores en el mundo no pueden verse ni tocarse pero se sienten en el corazón”. Ojalá durante este tiempo haya grandes y pequeñas cosas que hagan vibrar los suyos y les permita alejarse del “ruido” de lo cotidiano.

Gracias en mi nombre, y en el del resto de mis compañeros del Grupo Arquia Banca. Feliz verano y, recuerden “¡Ultreia et suseia, Santiago!” ¡Buen camino!

José María Luna es responsable del departamento de Análisis y Estrategia de PROFIM (Grupo Arquia Banca) y miembro de European Financial Planning Association EFPA (Nº asociado 19.919).

@LunaJoseM

Últimas noticias