EL FDG: YA SE HA DEVUELTO CASI TODO LO QUE INDICA LA LEY

La administración concursal secuestra 600 millones de 15.000 depositantes del Banco Madrid

Banco Madrid
Oficina del Banco Madrid en una imagen de archivo. (Foto: EFE)
Comentar

Los clientes del Banco Madrid que tenían depósitos en la entidad financiera antes de que fuera intervenida por el Banco de España no han podido recuperar su dinero, ni siquiera los 100.000 euros por titular que garantiza la normativa española en caso de quiebra o liquidación de una entidad. Según han confirmado a OKDIARIO varias asociaciones de afectados el volumen total de dinero que debería haber sido restablecido a los clientes a través del Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) ronda los 600 millones de euros y el volumen de afectados alcanza las 15.000 personas.

Sin embargo, desde el Ministerio de Economía y la propia administración concursal se asegura que ya se ha abonado prácticamente todo lo que legalmente es posible y que la cantidad reconocida por el FGD es de 125,7 millones de euros, de los cuales se han abonado 122,1 millones según el último informe trimestral que publica Legal y Económico, que es la entidad encargada del concurso de Banco Madrid.

Estos datos no incluyen a los propietarios de fondos de inversión, acciones u otros instrumentos financieros. En total, según la asociación Adicae, Banco Madrid gestionaba más de 30.000 millones de euros de casi 80.000 clientes tras comprar las gestoras de fondos de Liberbank y Banco Mare Nostrum (BMN), entidad rescatada por el Estado. Adicae calcula que el fondo de garantía de depósitos tendrá que abonar “algo más de 600 millones de euros a los clientes de Banco Madrid, dado que la entidad cuenta con depósitos por unos 660 millones y apenas 500 clientes tienen más de 100.000 euros en cuentas de la entidad”.

Banco Madrid fue intervenida por ser la filial de la Banca Privada de Andorra (BPA), una entidad que en 2015 fue acusada por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos (sus dueños fueron luego absueltos), a través de su departamento de Delitos Financieros, de amparar el blanqueo de capitales de algunos de sus clientes. Una sola nota de este organismo (el FinCEN) fue suficiente para provocar una intervención que hundió por completo la banca andorrana y que provocó también la caída del Banco Madrid.

Casi dos años después, los depositantes del Banco Madrid tienen secuestrado su dinero, ya que la entidad se encuentra en un proceso concursal que tramita el juzgado mercantil número 1 de la capital española. El banco se encuentra en proceso de liquidación a pesar de que el juez de la Audiencia nacional Fernando Andreu reconoció en un auto que la entidad era solvente antes de su intervención. Es decir, que fue la actuación de los reguladores lo que provocó la debacle financiera del banco, perjudicando a los depositantes. El magistrado realizó estas consideraciones para justificar su inhibición a favor de la justicia ordinaria al no ver delito de insolvencia punible por parte de los administradores del Banco Madrid.

En todo caso, los abogados de los afectados denuncian que se hayan desprotegidos ya que el Fondo de Garantía de Depósitos no procede a cumplir con su obligación de restituir el dinero que legalmente les corresponde. Representantes de los depositantes, como el bufete Cremades & Calvo-Sotelo han indicado a este diario que “no hay constancia procesal de que se haya restituido el dinero a los afectados, a pesar de que el último informe del FGD indica lo siguiente:

“A 31 de diciembre de 2015 se habían comunicado importes garantizados por un total de 125.737,5 miles de euros, quedando, con arreglo a la citada información, pendientes de comunicar a depositantes importes garantizados por un importe total de 18,0 miles de euros, debido a la existencia de problemas relativos a la identificación de sus titulares que no habían sido resueltos”.

Además, “a la misma fecha, una vez recibida en cada caso la conformidad del depositante, el FGD había pagado importes garantizados por un total de 118.974,3 miles de euros, restando por tanto pagos por importe de 6.781,2 miles de euros que no habían podido efectuarse al no haber contestado o estar ilocalizable el depositante, haber planteado este su disconformidad a los datos comunicados o surgir otras incidencias que gestiona la Administración Concursal”.

Por su parte, el administrador concursal indica en su último informe trimestral que “desde el FGD se han continuado realizando diversos pagos, de tal manera, que la cifra se sitúa en 122.187.964,70 euros, correspondiendo a un total de 12.081 depositantes“.

Los abogados: “se liquida un banco que era solvente”

“El responsable último de que se hayan congelado los depósitos y de que el fondo de garantía no restituya el dinero que le corresponde por ley es el Banco de España, que es quien ha administrado Banco Madrid tras la intervención, aunque aquí hay muchas cosas que no se comprenden. Por ejemplo, que el Estado a través del FROB rescate entidades quebradas y no facilite la salvación de un banco solvente que podía haber sobrevivido tras la intervención y que, según la normativa europea, no debería haber sido liquidado en ningún caso”, señalan desde el despacho de abogados.

Las fuentes jurídicas consultadas consideran que el FDG no comenzará a reembolsar el dinero a los depositantes (con el citado límite de 100.000 euros por titular) hasta que el juez concursal dicte el auto de liquidación. “Una vez que se produzca la valoración de los activos del Banco Madrid, fundamentalmente inmobiliarios, se podrá conocer el volumen de dinero que hay para pagar a los acreedores y las cantidades que habrá que restituir con el fondo de garantía”, aclaran desde el bufete Cremades & Calvo-Sotelo.

Dudas sobre la legalidad de la intervención

Todo esto se produce en medio de las dudas sobre la legalidad de la intervención de la entidad, ya que el servicio antiblanqueo del Ministerio de Economía (el Sepblac) había inspeccionado al Banco Madrid en 2014 “sin detectar deficiencias significativas en la identificación formas de los clientes”, pidiendo que se corrigiesen las eventuales irregularidades “mediante una evaluación rigurosa de las medidas de control aplicadas elaborando un plan de acción interno”.

Este informe del Sepblac fue publicado un día antes de que el Tesoro de Estados Unidos acusara a BPA de blanqueo de capitales, lo que propició la intervención del Banco Madrid (filial de la entidad andorrana) por parte del Banco de España. El 13 de marzo de 2015, tan sólo cuatro días después, el Sepblac agravó sus acusaciones contra los administradores del Banco Madrid basándose en la nota del FinCEN norteamericano, a pesar de este servicio de inspección tenía más información sobre las operaciones de la entidad que el propio departamento del Tesoro de EEUU.

Ahora, dos años después de la intervención más de 220 clientes de BPA han decidido demandar al Gobierno de Andorra y los afectados del Banco Madrid no descartan realizar una acción similar contra los reguladores españoles una vez que se haya terminado el proceso concursal. “De momento la prioridad es que los depositantes recuperen su dinero, luego se estudiaran las acciones oportunas”, indican las fuentes consultadas del bufete Cremades & Calvo-Sotelo.

Últimas noticias