EEUU admite que BPA no cometió ningún delito un año después de hundir la banca andorrana

BPA
Oficinas de la Banca Privada de Andorra (BPA). (foto: Getty)

El Tesoro de Estados Unidos, a través de su departamento de Delitos Financieros, ha desistido en la búsqueda de pruebas que demuestren las acusaciones que en marzo de 2015 emitió BPA y que hundió por completo a Andorra como plaza financiera internacional. Se confirma así lo que ya adelantó OKDIARIO hace meses: la incapacidad de EEUU para demostrar las acusaciones vertidas sobre la banca andorrana.

En casi un año de auditoría, el equipo encargado de PricewaterhouseCoopers (PwC), con un presupuesto de más de 20 millones de euros, no ha sido capaz de encontrar indicios de delito tras escudriñar de arriba a abajo las cuentas de BPA.

La decisión, a juicio de los antiguos accionistas mayoritarios de la entidad, "es el ejemplo más claro de la falta de argumentos que en su día tenía la agencia dependiente del departamento del Tesoro americano para actuar contra el banco andorrano".

El organismo norteamericano desiste así ante la inexistencia de pruebas que confirmen los delitos de los que se acusaba a la entidad financiera. A partir de ahora, el FinCEN deja la solución del caso en manos de la administración andorrana, que más de once meses después sigue sin presentar públicamente los resultados de los trabajos encargados a PwC, cuyas primeras estimaciones avalaban que "el 95% de los clientes de BPA eran totalmente lícitos", según recuerda la entidad andorrana.

La presión de las demandas interpuestas por los accionistas mayoritarios de BPA ante la corte judicial del distrito de Columbia, en Estados Unidos, y la información facilitada por los abogados de la familia Cierco han determinado la decisión del organismo americano.

En un comunicado, la entidad asegura que "BPA había realizado auditorías antiblanqueo  aprobadas por el Institut Nacional Andorrà de Finances (INAF) y por algunas de las principales firmas de auditoría global". En ese sentido, el banco "implementó políticas estrictas de cumplimiento antiblanqueo".

Una decisión que también hundió a Banco Madrid

La intervención de BPA, que era el tercer banco andorrano por volumen de activos bajo gestión con 9.000 millones de euros, también se llevó por delante a su filial en España, Banco Madrid, que actualmente está en proceso de liquidación. El fondo de rescate del Gobierno español (el FROB) decidió dejarlo caer y cubrir a los depositantes con un máximo de 100.000 euros por cuenta.

El Tesoro de EEUU recurrió a la sección 311 de la célebre Patriot Act para acusar a BPA de lavar dinero procedente de actividades delictivas, lo que acabó provocando la intervención de la entidad andorrana y hundió al Principado como plaza financiera internacional. Esta sección se aplica sin que haya ningún tipo de intervención judicial por parte de las autoridades norteamericanas.

Tal como se describe en el vídeo, la sección 311 es un instrumento discrecional y arbitrario que destruye a las entidades sobre las que se aplica sin poder preservarse el más fundamental derecho de presunción de inocencia.

Lo último en Economía