La «sección 311»: el arma de EEUU para atacar entidades financieras extranjeras

El Tesoro de EEUU recurrió a la sección 311 de la célebre Patriot Act para acusar a BPA de lavar dinero procedente de actividades delictivas. Esta sección se aplica sin que haya ningún tipo de intervención judicial por parte de las autoridades norteamericanas. De hecho EEUU no ha podido probar las acusaciones.

Tal como revela este video, la sección 311 es trata de un instrumento discrecional y arbitrario que destruye a las entidades sobre las que se aplica sin poder preservarse el más fundamental derecho de presunción de inocencia.

El banco andorrano BPA ha sufrido la aplicación de esta arma financiera

El video lo publica una página web que se dedica a denunciar públicamente el poder que tiene el Tesoro de EEUU para acusar a las entidades financieras de todo el planeta mediante un procedimiento administrativo, no judicial.

Han transcurrido ocho meses desde que el Departamento de Delitos Financieros del Tesoro de EEUU (FinCEN), remitiera al Gobierno de Andorra un informe demoledor sobre las presuntas actividades ilícitas de BPA, usando la citada «sección 311».

Ese informe es el documento que acabó provocando la intervención de la entidad y que ha hundido al Principado como plaza financiera internacional. Hasta ahora, ninguna de ambas instituciones públicas han sido capaces de demostrar la existencia de irregularidades que justificaran la intervención.

El equipo de auditores de la firma internacional PwC, que lleva meses escudriñando las cuentas de BPA, tampoco ha logrado encontrar el supuesto origen ilícito de determinados activos de la entidad. El coste de la auditoría superará los 20 millones de euros.

La intervención de BPA, que era el tercer banco andorrano por volumen de activos bajo gestión con 9.000 millones de euros, también se llevó por delante a su filial en España, Banco Madrid, que actualmente está en proceso de liquidación.

Lo último en Economía

Últimas noticias