Copa del Rey de baloncesto

Un Laprovittola de récord se come a Baskonia y mete a Joventut en semifinales

Laprovittola
La Joventut dio la sorpresa en los cuartos de final de la Copa del Rey de baloncesto al imponerse a Baskonia por 89-98

El Divina Seguros Joventut ha protagonizado la primera gran sorpresa de la Copa del Rey tras eliminar este viernes al Kirolbet Baskonia (89-98) y lograr el pase a semifinales apoyado en una versión bestial del base argentino Nico Laprovittola, que ha protagonizado la mejor actuación individual en la historia del torneo al anotar 36 puntos y finalizar con 50 de valoración.

La plusmarca de valoración estaba desde hace 19 años en posesión del pívot estadounidense Tanoka Beard, que hizo 47 en la Copa 2000 con el Pamesa Valencia, pero irrumpió Laprovittola en el WiZink Center para redondear una actuación memorable a la que también añadió un 12/17 en tiros de campo (8/11 de dos y 4/6 en triples, más 8/8 en tiros libres), 7 asistencias, 4 recuperaciones, 4 rebotes, 9 faltas recibidas e incluso 2 tapones. Una estadística para que su familia imprima y cuelgue en el salón de casa. Todas las aficiones de la Copa, incluida la muy señorial del Baskonia, le dedicaron una tremenda ovación cuando abandonó la pista.

Un diván invisible ocupó el parqué durante la primera mitad. En el cuarto inicial allí se tumbó el Baskonia, que mentalmente siguió en Vitoria durante casi diez minutos de partido. Había vuelto a su ciudad copera favorita, esa en la que ganó sus dos últimos títulos, pero eso parecía narcotizarle más que motivarle.

De la mano de Laprovittola, extraterrestre ya desde la apertura, la ‘Penya’ no desperdició la ocasión de desatar un vendaval ofensivo en el primer periodo, con 12/15 en tiros de campo, y se frotaba los ojos el público del WiZink Center: el equipo catalán se ponía 16 puntos arriba (13-29, min.10) con Luke Harangody como escudero interior del base argentino.

Pero el Baskonia se levantó del diván en el segundo cuarto y tumbó a la fuerza a su rival, que sufrió una inesperada desconexión, algo más comprensible al mirar al banquillo y comprobar que allí descansaba Laprovittola. Entre Vildoza y Marcelinho volvieron tarumba a Dimitrijevic y el Baskonia entró al partido como elefante en cacharrería. Tarde, pero a tiempo.

Un parcial de 21-4 disparaba a los pupilos de Velimir Perasovic, que voltearon el marcador con la misma rapidez que se habían hundido en él (34-33, min.17). La garra de Jalen Jones, ‘Julen’ según los cánticos de la enardecida afición vitoriana, simbolizaba el despertar de su equipo. Así que todo por resolver al descanso (42-45).

Imparable Laprovittola

Si ya no hubo diván en el tercer cuarto fue porque Laprovittola lo destrozó a base de puntos. El jugador de Morón hizo lo que quiso, penetrando, lanzando, distribuyendo para unos compañeros que por momentos no podían seguirle el ritmo. Anotó 14 tantos solo en este parcial y levantó los mayores gestos de admiración de lo que se lleva de Copa.

Agarrado a la inspiración de su líder, la ‘Penya’ volvió a amenazar escapada con un parcial de 1-10 (49-57, min.25) y si no logró su objetivo fue porque Poirier y Janning surtieron al Baskonia de un oxígeno que necesitaba más que nunca. Pero la prioridad para los chicos de Perasovic era sofocar el incendio provocado por ‘Lapro’, pero no parecían tener agua cerca, cualquier cambio defensivo se convertía en gasolina y el argentino tenía cerillas para aburrir.

El Baskonia aguantó en pie hasta el ecuador del último cuarto (80-83, min.35), pero se pasó varios minutos sin anotar y fue Harangody quien dio la puntilla con un triple a falta de dos minutos (80-89), confirmando la vuelta a semifinales del Joventut cuatro años después. Hilliard acababa eliminado por faltas, desquiciado por un Laprovittola de leyenda que no mostró un ápice de piedad ante su exequipo.

Lo último en Deportes