El español quiere intentarlo en 2019

Fernando Alonso y su sueño de ganar las 500 millas de Indianápolis con ¡¡¡Chevrolet!!!

fernando alonso
Fernando Alonso, con una gorra de Kimoa, en una prueba reciente disputada en Estados Unidos.

El asturiano quiere competir en 2019 en Indianapolis

Tras sus malas relaciones con Honda, todo apunta a que Alonso correrá con Chevrolet

Fernando Alonso vive por ganar la triple corona del automovilismo mundial. Campeón del Gran Premio de Mónaco de Fórmula 1 en dos ocasiones, vencedor esta temporada en las 24 horas de Le Mans y quién sabe si en 2019 no luchará por las 500 millas de Indianápolis a lomos de un Chevrolet.

El asturiano ya tiene dos de las tres hojas del trébol soñado por cualquier piloto para convertirse en el más completo de la historia. El piloto, que además busca ganar esta temporada el Mundial de Resistencia con Toyota, tiene claro que aún le queda una cuenta pendiente con el óvalo de Indianápolis.

Después de abandonar por problemas mecánicos en 2017 por culpa de la escasa fiabilidad del motor Honda, esa opción de competir nuevamente con los nipones en el óvalo parece completamente cerrada por la mala relación con la fábrica nipona y por el hecho de haberles traicionado ganando esta temporada con su gran rival, Toyota.

Así las cosas, Fernando Alonso ya aguarda a su oportunidad en el último fin de semana del mes de mayo de 2019. Su intención es no fallarle a Zak Brown, el jefe de McLaren y al mismo tiempo dueño de United Sports –una de las firmas punteras del automovilismo americano–. El español sabe que para ganar en Indianapolis debe contar con un gran motorista y ese, a día de hoy, se llama Chevrolet, flamante ganador de la edición de esta temporada. Los americanos no representan ningún conflicto de intereses con los fabricantes de Fórmula 1 actuales.

Zak Brown, como dueño de equipo privado y con capacidad para negociar con diversos motoristas, sabe cuál es la voluntad de Fernando Alonso. Quiere ganar a toda costa y sabe que con el motor estadounidense sus posibilidades son elevadas en una carrera que es una auténtica moneda al aire.

La apuesta de Alonso por la triple corona y por el automovilismo norteamericano parece evidente tras la satisfactoria experiencia vivida en 2017, donde elevó a cotas mediáticas incalculables a una prueba mítica ya de por sí. Ahora sólo hace falta que su jefe en McLaren se ponga manos a la obra para darle las herramientas adecuadas para ganar. En las 24 horas de Le Mans ha vuelto a demostrar que con un gran coche es imbatible.

Lo último en Deportes

Últimas noticias

. . . . . . . . .