Descienden después de 26 años seguidos en Primera

El descenso más amargo del Espanyol: a Segunda tras caer en el Camp Nou

El Espanyol jugará la próxima temporada en Segunda. La derrota en el Camp Nou frente al Barcelona supone su descenso matemático a la categoría de plata, después de un año para el olvido

El Espanyol jugará la próxima temporada en Segunda. La derrota en el Camp Nou frente al Barcelona supone su descenso matemático a la categoría de plata, después de un año para el olvido. A falta de tres jornadas para que acabe la Liga el cuadro perico es colista con 24 puntos, a 11 de Eibar y Alavés que marcan la salvación con 35 puntos. Rufete se hizo cargo tras la marcha de Abelardo pero no ha logrado el descalabro.

Cuando Rufete coge el equipo la situación ya era complicada, y la salvación estaba casi imposible. Finalmente se ha producido lo que era cuestión de tiempo que sucediera. Un histórico como el Espanyol desciende a Segunda 26 años después y de la manera más cruel posible, perdiendo en casa del eterno rival. La última vez que jugaron en la categoría de plata fue en la temporada 1993-94, y lograron volver a Primera al año siguiente. Los pericos han luchado hasta el final pero tras el parón el equipo se ha desinflado con el paso de los partidos.

En enero ya estaban contra las cuerdas, y la entidad que preside Chen Yansheng hizo una gran inversión con la intención de salvar la categoría. Mientras el Leganés veía como le quitaban a sus mejores jugadores, el Espanyol firmaba a un nuevo entrenador, Abelardo, experto en este tipo de situaciones y convertía a Raúl de Tomás en el fichaje más caro de su historia al pagar 20 millones de euros más dos en variables con un contrato hasta 2026.

Además llegó Leandro Cabrera, procedente del Getafe, para reforzar la defensa después de que pagaran su cláusula de nueve millones de euros. Sin embargo, eso no ha evitado que el barco se mantuviera a flote. RDT no ha rendido como se esperaba y tan sólo ha anotado cuatro goles en 12 jornadas. La inversión no ha salido según lo previsto y no han podido evitar la tragedia. De hecho, Abelardo, el técnico que venía a obrar el milagro, fue destituido hace unas semanas por los malos resultados.

Los últimos resultados hacían del derbi catalán una final. Sólo valía ganar. Todo lo que no fuera sumar los tres puntos en el Camp Nou les mandaba matemáticamente a Segunda División. Y así ha sido. La misión era bastante complicada de llevar a cabo, lo intentaron, pero finalmente naufragaron en el Camp Nou frente a un Barcelona que se está jugando el título de Liga y no quiere rendirse tan rápido. Así pues, la próxima temporada el Espanyol luchará por volver a la máxima categoría del fútbol español.

Lo último en Deportes

Últimas noticias