Los culés sufrieron hasta el final (68-72)

El Barça se toma la revancha ante Baskonia y jugará la final de la Supercopa

Barça Baskonia
Mirotic trata de anotar ante los defensores de Baskonia. (Photo ACB)

El Barça comienza una nueva temporada con favoritismo, dudas… y revancha. El cuadro dirigido por Sarunas Jasikevicius se clasificó para la final de la Supercopa Endesa después de imponerse a TD Systems Baskonia (68-72) en la reedición de la última final de Liga. Los azulgrana, de rosa palo en Tenerife, se sirvieron de la anotación de Abrines y la dirección de Calathes para superar a un correoso equipo vasco, que no se rindió hasta el final y ayudó a un notable espectáculo competitivo en el encuentro de estreno de una nueva campaña.

Los dos finalistas de la última edición de la Liga Endesa, decidido de forma express con el Playoff en Valencia, se citaban en el encuentro inaugural de la temporada, especial por causa del coronavirus y con medidas de prevención que se ponían a prueba en la Supercopa. El Barça partía como favorito con su superplantilla, entre la que vuelve a destacar Mirotic, en este caso compartiendo protagonismo con las dos caras nuevas: Calathes y el técnico Jasikevicius.

Baskonia, por su parte, ha perdido a Shengelia, pero un año más bajo las órdenes de Dusko Ivanovic, aparece dispuesto a reinventarse para seguir luchando por todo. La igualdad se presumía manifiesta al menos en el inicio, pero un parcial de 19-2 de los culés, con Calathes como cartero repartiendo asistencias, provocó distancias tempraneras en el choque.

Calathes otorga un salto de calidad manifiesto al Barça, a pesar de una incapacidad destacable para acertar en los tiros de tres. El griego tiene un gran lunar, pero penetrando, defendiendo y asistiendo marca la diferencia hasta ser catalogado, por pleno derecho y desde hace más de un lustro como uno de los mejores bases de Europa. Mirotic, Abrines o Heurtel respiran más tranquilos a las órdenes de Nick.

El segundo cuarto provocó una reacción de Baskonia, siempre para estabilizar diferencias dentro de un ambiente de contención y en el que destacaban las defensas, aunque con espacio para ver detalles de los Vildoza, Mirotic o Abrines, que iba a convertirse en protagonista principal tras el descanso.

Tapón a la remontada

El internacional español es un auténtico lujo para cualquier plantilla, y a pesar de partir como teórico secundario en Can Barça, demostró que su calidad le pide mucho más. Excelso en el tiro, se fue hasta los 19 puntos, 16 de ellos casi consecutivos en un tercer periodo que admitía el despegue del Barcelona, con quince puntos de ventaja y poniendo en jaque la semifinal antes de los últimos diez.

Distinguido por su coraje, Baskonia no iba a bajar los brazos hasta el último minuto, y lo iba a hacer metiéndose de lleno en el partido. Sus bases Vildoza y Henry tomaron el mando, compartiendo minutos y balón para reducir diferencias metiendo el miedo en el cuerpo de Jasikevicius y los suyos. Mirotic adquirió las bolas calientes, con un desacierto preocupante, pero Brandon Davies ejerció de salvador en pleno conato épico de Baskonia para, con un tapón colosal a Henry, sellar el pase del Barcelona a la final de la Supercopa Endesa.

Lo último en Deportes

Últimas noticias