Por qué nos duele la garganta al despertarnos

dolor de garganta
dolor de garganta

Aunque parezca lo contrario la verdad es que el dolor de garganta al despertarnos suele ser un problema fuertemente común y afecta a una gran parte de las personas.

Puede ser algo temporal que pasa sin más pero también alargarse en el tiempo siendo una molestia y debe ser revisado.

Causas del dolor de garganta al despertarnos

No hay una única causa que explique la razón del porque tenemos este dolor nada más levantarnos.

Infección vírica o bacteriana. Una razón es a causa de infecciones víricas y bacterianas que además hacen que uno sienta irritación en la garganta y toda clase de molestias al tragar. Conviene visitar al médico de inmediato.

Ambiente seco. En determinadas épocas del año las habitaciones se resecan y esto provoca tos y dolores de garganta. Normalmente el dolor se nota al levantarnos y luego se va. Un remedio es comprar un humificador para que la estancia aporte humedad y desaparezca este problema. Es algo que puede darse con frecuencia en los niños, un problema que puede llegar a provocar faringitis con el tiempo.

Corrientes de aire. En otoño o bien en verano, pero cuando no hace tanto calor, las corrientes de aire son comunes porque dejamos las ventanas abiertas. Normalmente sucede en las habitaciones y mientras estamos durmiendo. Esto provoca dolor e inflamación en la garganta.

Cambios bruscos de temperatura. Este dolor de garganta algo más acusado también sucede con los cambios bruscos de temperatura a lo largo de año. Esto pasa, especialmente, cuando hay frío.

El mejor tratamiento

Para evitar este dolor son diversas las cosas que podemos hacer. Por un lado, abrigarnos bien cuando hace frío en las habitaciones y cerrar las ventanas si hace mucho aire. Por otro, comprar un humificador de aire cuando el ambiente se reseca y acudir al médico, pues lo que puede parecer algo pasajero puede en un dolor más intenso.

También se recomienda darnos una ducha caliente durante la mañana porque puede aliviarnos por el vapor. Mientras que existen diversos remedios naturales, que aunque no probados científicamente pueden aliviarnos el dolor de garganta. Un ejemplo es hacer gárgaras con 1/4 cucharadita de sal o una cucharadita de jugo de limón en un vaso de agua caliente antes de irnos a dormir. También va bien hacer enjugues nasales que nos limpian las mucosas y las fosas nasales.

Lo último en Salud

Últimas noticias