Carne

Pato al horno con miel

Pato al horno con miel
Pato al horno con miel
0 Comentar

El pato es, de entre todas las carnes de ave, la de sabor más marcado y jugoso. No suele ser uno de los productos más utilizados frente a otras elaboraciones a base de pollo o pavo, pero conociendo los pasos necesarios lo cocinaremos con excelentes resultados. Su carne es un poco más dura y se suele cocinar frito, laqueado o al horno. Para disfrutar de todas esas propiedades, os recomendamos preparar pato al horno con miel.

Para cuatro raciones de esta receta necesitamos 4 muslos de pato, 4 cucharadas de miel, 60 gramos de mantequilla, 3 cucharadas de mostaza, 4 patatas, 2 cebollas, un poco de romero, una pizca de tomillo y sal.

Comenzamos pelando y picando la cebolla en trocitos pequeños. Pelamos también las patatas y las troceamos en daditos y las reservamos. Cogemos una bandeja para horno, colocamos los cuatro muslos de pato y disponemos alrededor los trozos de cebolla y patata.

Por otro lado, calentamos la mantequilla hasta que se derrita y la mezclamos con la miel y la mostaza. Mezclamos todo bien y probamos la salsa. Podemos añadir un poco de sal si consideramos que está demasiado sosa.

Echamos la salsa que hemos preparado con la mantequilla, la miel y la mostaza sobre todos los ingredientes de la bandeja del horno. Podemos ayudarnos de un pincel para impregnar bien toda la superficie y espolvoreamos también por la superficie tomillo y romero.

Precalentamos a unos 200 gramos e introducimos la bandeja durante media hora o 35 minutos. Podemos dar el toque unos últimos minutos con el grill para dorar la piel del pato.

Truco: el pato estará mucho más sabroso si dejamos que repose durante varias horas en la bandeja de horno, tras haberlo untado con la salsa de miel y mostaza. Recordad que tenemos que guardarlo en la nevera para evitar la posibilidad de que la carne se ponga en mal estado.

A la hora de comprar carne de pato podemos elegir entre el silvestre, con un sabor más marcado y una carne más dura y el de granja, suave, más graso y jugoso. Además de fresco, también se puede consumir jamón de pato, el confit en el que se cuece en su propia grasa o el foie gras, que es el hígado de un pato u oca sobrealimentados.

El pato es una de las carnes de ave más calórica. Sin embargo, si retiramos la piel el aporte de grasa se reduce notablemente y los niveles se igualan prácticamente al de las otras.

Resumen
recipe image
Receta
Pato al horno con miel
Fecha

Recetas relacionadas

Lo más vendido

Categorías

Últimas recetas