Lo del CIS es un delito electoral

Lo del CIS es un delito electoral
editorial-tezanos-interior


El presidente del CIS, José Félix Tezanos, ha aplicado el principio de unanimidad de Goebbels -"llegar a convencer a mucha gente de que piensa como todo el mundo, creando una falsa impresión de unanimidad"- para fabricar la idea de que la victoria de Pedro Sánchez el 10-N será tan aplastante que no hay posibilidad alguna de alternativa. El CIS de Tezanos manipula la realidad para generar artificialmente un estado de ánimo que determine y condicione el resultado electoral a favor de los intereses de Pedro Sánchez. Si un delito electoral es aquella acción u omisión que lesiona o pone en peligro el adecuado desarrollo de la función electoral y atenta contra las características del voto, lo del CIS es de Código Penal.

Estamos ante el efecto Pigmalión o la profecía autocumplida: distorsionar la realidad para despertar un comportamiento que haga que la falsa realidad se vuelva verdadera. Es una técnica que los grandes manipuladores de la historia han practicado desde tiempos inmemoriales y que suele dar resultado cuando las sociedades carecen del suficiente espíritu crítico, por indiferencia o desidia, para no reparar en el engaño.

No merece la pena analizar los datos de la macro encuesta servida por el Centro de Investigaciones Sociológicas: con el dinero de todos los españoles, el organismo público ha cocinado el plato que necesita el socialismo: Sánchez -asegura el CIS-arrollará; la izquierda logrará un porcentaje de votos sin precedentes y la derecha se hundirá sin remedio ante la hegemonía de las fuerzas progresistas. Ahora, Tezanos esperará a que su profecía cale en el imaginario colectivo y el resultado electoral se aproxime a esa "realidad".

La maquinaria de propaganda socialista funciona a pleno rendimiento. Es una combinación de manipulación y falsedad que revela hasta qué punto las instituciones del Estado han entrado en una fase de perversión democrática. Lo que ha hecho Tezanos, émulo de Goebbels, es simplemente alterar la realidad para tratar de derrotar a la verdad con el fin de que triunfe la mentira. Nada nuevo bajo el sol. El CIS pasa de Cataluña y de la exhumación de Franco -la encuesta es anterior, pero se hace pública ahora- para dibujar una España indefectiblemente socialista. Del espíritu crítico de los españoles y de su voluntad de denunciar la manipulación depende que Sánchez logre su objetivo.

Lo último en Opinión

Últimas noticias