Gatos

¿Cómo consigo que mi gato sea más sociable?

Aunque tienen fama de ser independientes, existen algunos trucos para conseguir que el gato sea más sociable. Aquí te contamos algunas pautas a seguir.

Sociabilidad en el gato
Gato sociable

Aunque no lo parezca los gatos, en términos generales, son animales muy sociales. Forman colonias con reglas claras entre ellos y se apoyan unos a otros. Al ser adoptados se espera que el gato sea más sociable con sus humanos, formará parte de otro tipo de familia, con una normativa diferente. La adaptación no suele ser complicada en la mayor parte de los casos y cuando se consigue, serán animales muy dulces y cariñosos. Incluso, los que son más desapegados o independientes siempre están pendientes de su colonia de homosapiens.

Hay que tener presente que cada ejemplar minino es dueño de su propia personalidad. Es fundamental respetar sus características individuales. Si a un felino no le gusta que lo acaricien en la cara, no hay que forzarlo solo por capricho. Lo mismo ocurre con todos los aspectos de la convivencia diaria.

Razones que dificultan el proceso de socialización felina

Las experiencias dolorosas y traumáticas figuran en el primer lugar de esta lista. Los gatos poseen una excelente memoria, tanto emocional como fáctica. No olvidan los hechos que marcaron su vida para bien o para mal. Si fueron maltratados por humanos, es difícil que los perciban de forma amistosa; para ellos son un peligro del que deben huir.Sociabilidad en el gato

Claves para facilitar que un gato sea más sociable

Para que el gato sea más sociable hay que empezar pronto. Su infancia es de unos pocos meses. Crecer entre el contacto y la compañía de personas ajenas a su familia y otros animales, es importante para su completo desarrollo. En el proceso de adiestramiento, los refuerzos deben ser positivos para que el animal asimile los hábitos deseados.

A manera de ejemplo: el baño y cepillado tienen que ser momentos no solo de limpieza. Deben servir como espacios para los juegos y reforzar los lazos afectivos. Hay que hacer un esfuerzo para que el minino no sufra en exceso o sienta que lo están castigando y torturando

¿Trucos? Porque no

No se trata de engañar al animal. La meta es conseguir que progresivamente se sienta más a gusto en su propia casa y con su familia. Una buena manera de conseguir esto es con la comida. Dividir en tres o cuatro ‘poquitos’ su ración diaria y no servirla completa en la mañana o en la noche es un buen truco. De esta forma, el felino saldrá de su escondite varias veces a lo largo del día. Procurando no molestarlo mucho mientras está alimentándose.

El cariño es un punto importante. Si el gato se siente amado y protegido, hasta el más antipático de los mininos cambiará su personalidad. Este siempre será un buen camino para conseguir que un gato sea más sociable.

Lo último en Mascotas

Últimas noticias