LA 2ª GRABACIÓN DE VILLAREJO A CORINNA

Corinna: “La culpa de todo fue del ‘Troll’ Sanz Roldán porque yo me quedé a su lado hasta el último momento”

Corinna Sayn Wittgenstein, en la conversación grabada por Villarejo, sigue responsabilizando al ex director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Félix Sanz Roldán, de la ruptura brusca con Don Juan Carlos I.

La ex compañera sentimental del monarca reconoce en la grabación, registrada en el restaurante italiano Santini de Londres en octubre de 2016, que a ella le habría gustado un final mucho más apacible:

“Eso es muy triste. Y eso es culpa del ‘Troll’ porque yo me quedé a su lado -de Juan Carlos I- de manera muy amistosa hasta el último momento”.

´Troll’ era el seudónimo que la ex del Rey Emérito puso a Sanz Roldán porque “era igual de desagradable que un ogro”. La princesa alemana sigue sin olvidar el encuentro que mantuvo con el general de cuatro estrellas en Londres, el 5 de mayo de 2012. Según Corinna, Sanz Roldán la amenazó.  Le dijo que no podía garantizar su seguridad y la de sus hijos.

Corinna, que mantuvo una relación estable de cinco años con el anterior Rey, señala a Sanz Roldán como la persona que gestionó torpemente la crisis de la Corona tras el accidente de Botswana. Le recrimina las amenazas vertidas contra ella en su encuentro londinense en el hotel Connaught. También la operación Mónaco en la que el CNI pagó con fondos reservados a un grupo de mercenarios para que robaran los documentos sobre los negocios y cuentas en el extranjero de Juan Carlos, que ella guardaba en su oficina monegasca.   

“Ha llegado un momento que han hecho juegos tan sucios que yo tenía que salir de ese juego. Porque yo no controlaba nada y sabía que era una cosa que, ¿sabes?, como una tormenta”.

Villarejo asiente con un: “Totalmente”.

La princesa alemana completa sus quejas: “Te encuentras un día con toda la prensa así fuera y te das cuenta de que la vas a tener todos los días por el resto de tu vida. Porque ellos no hacen el juego recto”.

Lo del juego “no recto”, que en otros momentos de la conversación califica de “sucio”, va destinado a Sanz Roldán y a los agentes del servicio secreto que se prestaron a proteger los intereses monetarios opacos de Juan Carlos I. Corinna se dispone a catalogar al general de cuatro estrellas: “Es que el troll es alguien muy…”.

Villarejo, como se repite a lo largo del encuentro, le pone la muleta: “Maniobrero”. Y ella concluye: “Sí, maniobrero”.

Una gestión de ‘mortadelos’

Los agentes del CNI quedaron al descubierto en medio de un operativo diseñado por los servicios secretos españoles para recuperar la documentación que Corinna conservaba, tras la separación. OKDIARIO ya informó de la misión dirigida por Sanz Roldán en 2017.

Toda esa presión del espionaje español contra la ex de Juan Carlos I provocó el primer y segundo encuentro de Villarejo con la princesa alemana en su domicilio de Londres. En aquellas fechas, el comisario de Policía estaba enfrentado con el director del CNI por la operación Emperador contra Gao Ping, en la que los servicios de información implicaron de manera torticera al hijo de Villarejo.

Sede del CNI, ubicada en la carretera de La Coruña de Madrid.
Sede del CNI, ubicada en la carretera de La Coruña de Madrid.

Fuentes próximas al CNI, que califican a algunos agentes del Centro de “mortadelos”, señalaron a OKDIARIO que esa etapa en los servicios secretos puede ser comparada a la de los peores años del general Alonso Manglano. En una y en otra, la cúpula del espionaje convirtió al CESID y al CNI en un servicio dependiente de la Casa Real.

En ambas etapas, sus responsables utilizaron fondos reservados del Estado para resolver cuestiones privadas a Juan Carlos I: desde alquilar un adosado en Aravaca (Madrid) para organizar los encuentros secretos del entonces monarca con Bárbara Rey a financiar todo el operativo contra Corinna.

Lo último en Investigación

Últimas noticias