LA PETICIÓN LA HIZO EL MINISTERIO DE SANIDAD

El Gobierno pidió suspender un congreso evangélico en Madrid por el coronavirus 2 días antes del 8-M

Así lo hizo en una carta firmada por la directora de Salud Pública, Pilar Aparicio Azcárraga, a la que ha tenido acceso OKDIARIO

Los cálculos de Sanidad revelan que el 8M dejó en Madrid hasta 12.300 contagios por coronavirus

Coronavirus: Última hora del Covid-19 en España, en directo

Salvador Illa
El ministro Salvador Illa y la carta de Sanidad a los organizadores del congreso evangélico.

El Gobierno de Pedro Sánchez emplazó el pasado 6 de marzo a los organizadores de un congreso evangélico en la Caja Mágica de Madrid a suspender este evento previsto para el 19-21 de marzo por el riesgo de contagio que ya suponía el coronavirus. Así lo hizo en una carta firmada por la directora general de Salud Pública, Pilar Aparicio Azcárraga, a la que ha tenido acceso OKDIARIO, sólo dos días antes de la manifestación ideológica del 8-M que reunió a 120.000 personas en la capital y que el Ejecutivo socialcomunista, vía Delegación del Gobierno, permitió.

En concreto, el Ministerio de Sanidad recomendó a la organización del Congreso Mundial de las Asambleas de Dios 2020, donde estaba prevista la asistencia de alrededor de 4.000 personas, el aplazamiento (o en su caso, la suspensión) del evento «hasta que se haya verificado por la autoridad sanitaria el control de la transmisión de la enfermedad y del riesgo asociado». El documento está fechado el 6 de marzo y lleva la firma de la directora general de Salud Pública, Pilar Aparicio Azcárraga, nombrada para este cargo por la ex ministra socialista Carmen Montón.

El Ejecutivo basó este emplazamiento en un oficio del Ministerio de Sanidad con fecha de 3 de marzo de 2020, día en que este departamento confirmó la «transmisión comunitaria» del virus, según reveló el pasado jueves el ministro Salvador Illa. El oficio, titulado Recomendaciones de medidas extraordinarias en relación con la situación provocada por el nuevo coronavirus COVID-19, decía que «los eventos multitudinarios de cualquier tipo, con amplia presencia de personas procedentes de cualquiera de las zonas del mundo en que se ha constatado transmisión del virus SARS-CoV-2, se consideran evento de riesgo para la transmisión de este patógeno y suponen un riesgo para la salud de la población». Entre esas zonas se encontraban Italia y China.

El Gobierno pidió suspender un congreso evangélico en Madrid por el coronavirus 2 días antes del 8-M

En cambio, la manifestación del 8-M en Madrid, una cita jaleada por PSOE y Podemos que reunió a 120.000 personas en el centro de la capital, no fue considerada por el Ministerio de Sanidad como «evento de riesgo» y fue permitida por la Delegación del Gobierno sin ninguna medida de seguridad sanitaria.

Salvador Illa
El ministro Salvador Illa y la directora de Salud Pública, Pilar Azcárraga. (Foto: EP)

El ministro Illa echó balones fuera el jueves en el Congreso de los Diputados afirmando que su departamento no podía cancelar la manifestación feminista del 8-M o cualquier otro evento en esas fechas porque hasta el 14 de marzo, que se decretó el estado de alarma, las competencias en esta materia las tenían las comunidades autónomas. «Yo no puedo tomar medidas de salud pública, no puedo suspender una manifestación, no puedo suspender un partido de fútbol u ordenar una medida restrictiva», declaró Illa en la Comisión de Sanidad.

Franco, implicado

Sin embargo, el Ministerio de Sanidad sí que pudo recomendar la no celebración del 8-M, algo que tampoco hizo su portavoz técnico, Fernando Simón, en sus comparecencias ante la prensa en los días previos. Además, la Delegación del Gobierno en Madrid, dependiente del Ejecutivo de Pedro Sánchez, sí que tenía competencia para intervenir. De ahí que la Justicia ya esté investigando la actuación del delegado del Gobierno en Madrid, el socialista José Manuel Franco.

Ante la misiva recibida del Ministerio de Sanidad, la Federación de Asambleas de Dios (Fade) decidió aplazar su congreso al próximo mes de noviembre por «motivos de fuerza mayor, en solidaridad con la sociedad, defendiendo el interés social general y en favor de la salud pública, además de procurar la integridad de la salud de los participantes». El 6 de marzo, fecha de la carta del Ministerio Sanidad, había en España 8 fallecidos (dos de ellos en Madrid) y 374 contagios confirmados (137 en dicha región).

El Gobierno pidió suspender un congreso evangélico en Madrid por el coronavirus 2 días antes del 8-M

Lo último en España

Últimas noticias