Sánchez discrimina a Madrid en el envío de vacunas en proporción al número de mayores en residencias

Madrid ha tomado una decisión en la campaña de vacunación: reservar el 50% de las dosis para una segunda ronda de inyección

Illa Madrid vacunas
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso; conversa con el ministro de Sanidad, Salvador Illa, y el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida. Foto: EFE

El debate está lanzado una vez más contra la Comunidad de Madrid. Ahora por el ritmo de vacunación, por debajo de la media nacional, pero lo cierto es que, también una vez más, el Gobierno de Pedro Sánchez ha discriminado a la Comunidad de Madrid que gobierna Isabel Díaz Ayuso en el envío de vacunas frente al Covid. En concreto, si se toma ese volumen de llegada de vacunas en porcentaje de la población residente en centros de mayores, el maltrato es obvio.

Las dos Castillas y Madrid son las tres comunidades autónomas que menos dosis reciben. Madrid, en concreto, claramente por debajo de Cataluña, Asturias o Andalucía, sólo por poner algunos ejemplos. Madrid ha tomado una decisión en la campaña de vacunas: reservar el 50% de las dosis para una segunda ronda de inyección tras tres semanas de haber distribuido la primera. Se trata de una vacuna que requiere obligatoriamente de dos dosis si no se quiere perder eficacia en la protección frente al virus y, por lo tanto, debe preverse esa segunda toma para evitar que la vacuna pierda su sentido.

Madrid ha tomado una segunda decisión en consonancia con esta primera. Y es que, ante los problemas de suministro y la alta mortalidad de los mayores, especialmente en las residencias, ha preferido reservar las primeras vacunas que llegan para destinarlas a este colectivo. Y a partir de ahí es donde cobran relevancia las escasas dosis destinadas por el Gobierno de Pedro Sánchez.

Madrid cuenta con un total de 52.830 mayores en estas residencias. Es la región española con mayor número de personas en régimen completo en este tipo de centros. Pero Madrid ha recibido un total de 98.790 vacunas con los datos de este pasado jueves. Y eso significa que ha llegado exactamente 1,9 dosis para cada mayor residente. Justo, justo -un poco por debajo- de lo necesario para garantizar eficacia plena de protección en el colectivo más vulnerable al Covid.

Sólo las dos Castillas han recibido un trato peor que Madrid en este indicador de vacunas. Castilla y León cuenta con 42.501 personas residentes en centros de mayores y ha recibido 51.390 dosis, es decir 1,2 por persona, con lo que no llegaría a proteger a todo este colectivo; y Castilla La Mancha, tiene 28.428 residentes y 35.550 dosis: con una ratio de 1,3 por persona.

Más vacunas

Frente a estos territorios, el resto cuenta con más vacunas adjudicadas por parte del Gobierno para proteger a sus mayores. Andalucía ha recibido en proporción a 6,4 por residente mayor; Murcia, en proporción de 4,8; Asturias de 4,1; la Comunidad Valenciana de 3,7; y La Rioja de 3,1, sólo por poner algunos de los ejemplos más representativos.

Cataluña, por su parte, ha recibido 120.545 vacunas y cuenta con un total de 44.746 residentes mayores: con una ratio de 2,7 por persona. Madrid ha explicado ya que la opción de proteger a los mayores con absoluta prioridad implica un problema logístico: no es lo mismo vacunar a personas que pueden abandonar la residencia que a sanitarios, mucho más disciplinados en los horarios por motivos laborales obvios. Pero eso ha dado igual a la hora de generar debate.

La presidenta Isabel Díaz Ayuso, de hecho, ya ha anunciado este pasado martes que el Gobierno regional va a aplicar la vacuna contra el Covid-19 todos los días de la semana, incluso de noche, utilizando todos los medios necesarios, tanto públicos como privados.

Díaz Ayuso ha querido, así, salir al paso de los problemas surgidos durante la primera semana de vacunación, en la que la Comunidad regional tan sólo ha podido poner el 6% de las 48.750 dosis recibidas, debido a problemas de logística y organizativos. El Servicio de Salud de la Generalitat catalana aplicó un porcentaje de vacunas sólo ligeramente superior, el 10%.

Isabel Díaz Ayuso ha publicado este martes un mensaje en redes sociales en el que ha anunciado que «Madrid va a vacunar los lunes, los martes, los miércoles, los jueves, los viernes, los sábados, los domingos y los festivos. Mañana y tarde. Con todos los medios disponibles, públicos y privados. Incluso de noche».

El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, ha explicado en línea con estos mensajes que los problemas surgidos durante los primeros días se deben al retraso en la llegada de la vacuna, su proceso de descongelación y al coincidir estas fechas con las fiestas de Navidad, al no estar disponible una parte del personal necesario.

La Comunidad de Madrid ha firmado, además, un convenio mediante el cual voluntarios de la Cruz Roja participarán en las labores de vacunación, para agilizar este procedimiento. La organización humanitaria percibirá por ello 133.512 euros al mes del Gobierno regional, un total de 800.000 euros durante los próximos seis meses.

Lo último en España

Últimas noticias