El plan del PSOE para unas nuevas elecciones: dividir a Podemos y hacer socio preferente a Errejón

(Vídeo: OKDIARIO)

Los estrategas electorales del PSOE tienen un plan por si, finalmente, Pedro Sánchez debe convocar elecciones ante un posible fracaso de su investidura. Los sondeos que manejan en Ferraz prevén un fuerte fraccionamiento del electorado de Podemos. A ello contribuirá el salto a escala nacional de Iñigo Errejón con un nuevo partido. Y, por eso, tras unos comicios con Podemos dividido, el PSOE invitaría al antiguo ‘número 2’ y amigo de Iglesias a convertirse en socio preferente por encima del líder morado.

Adiós a Podemos como muleta habitual. Sánchez ha tenido que cambiar de estrategia. Su plan inicial para llegar a la investidura presidencial pasaba por una rendición de Podemos y el voto favorable del partido morado al candidato socialista. Pero Pablo Iglesias se ha encomendado a una consulta a las bases, algo que puede terminar desembocando en una nueva convocatoria electoral.

El panorama cambia y las estrategias también. Los cálculos de los estrategas socialistas señalan que lo normal es que la consulta convocada en Podemos lleve a unas nuevas elecciones generales. Iglesias cuenta ahora con un nuevo asesor –Pablo Gentili– y éste es de apuestas fuertes: lo ha demostrado, lejos de rendirse a la presión de Sánchez, su asesorado Iglesias ha trasladado a las bases la decisión final de si apoyar al PSOE en la investidura –sin que el Sánchez conceda cargos de ministro a cambio– o si, por el contrario, ir a nuevas elecciones como respuesta a la falta de generosidad de los hombres de Sánchez. Y las bases de Podemos, a buen seguro, están por la labor de no arrodillarse, según admiten fuentes socialistas.

De ser así, la ruta definida por los equipos de Ferraz da por hecha la presentación de un nuevo partido que fraccionará claramente a Podemos: el de Errejón. Desde el PSOE descuentan, además, que el líder de Más Madrid podrá captar como candidata a Manuela Carmena, persona que ya había entrado en el escenario de cargos de esta nueva etapa socialista al frente de La Moncloa como posible Defensora del Pueblo, tal y como publicó OKDIARIO. En otras palabras, con cualquiera de ellos los socialistas se sienten más cómodos para negociar que con Iglesias.

Desplome morado

Los sondeos de los socialistas conceden un claro desplome en esa tesitura al partido de Iglesias y un notable auge al de Errejón. Hasta el punto que no descartan un liderazgo de Errejón y un paso a cola de Iglesias. Y, a partir de ahí, el camino estaría trazado: el nuevo socio preferente de los socialistas ya no sería Podemos, sino el ‘Podemos II’ de Errejón.

El resultado de todo ello será: primero, una reagrupación del voto de izquierda nacional en el PSOE; segundo, un debilitamiento claro de Podemos; tercero, un auge con fuerza –pero sin hacer peligrar en absoluto la posición del PSOE– de Errejón; y cuarto, y consecuencia de todo lo anterior, una mejor posición negociadora de Sánchez.

Ese es el plan. Un plan en el que no se descarta que cuestiones no ofrecidas a Podemos adquieran relevancia y se recuperen para tentar al diputado de Más Madrid en la Asamblea madrileña. Porque, como destaca una fuente socialista, “negociar con Errejón siempre es más sencillo que hacerlo con Iglesias”.

Y todo ello se debate estos días. Hay que recordar que Sánchez comunicó ya a la presidenta del Congreso de los Diputados, Meritxell Batet, mediante una llamada telefónica, la fecha del lunes 22 de julio como día del debate de investidura. Y esto significa que, en caso de ir a repetición de elecciones, España volverá a las urnas en otoño: el 10 de noviembre concretamente.

Los líderes de las dos formaciones de centroderecha, Pablo Casado y Albert Rivera, permanecen firmes en su postura: no facilitarán la investidura del líder socialista siquiera con la abstención. Y todo depende, por lo tanto de la postura de Podemos y del resultado de la consulta a sus bases.
La suerte está medio echada. Y la estrategia planteada.

Lo último en España