Casado a Sánchez: “No me abstendré, es el PSOE el que debe romper sus pactos separatistas por patriotismo”

Una reunión en dos dimensiones diferentes. Así se puede resumir el encuentro entre Pedro Sánchez y Pablo Casado en La Moncloa. Una reunión en la que Sánchez reclamó una abstención por motivos ‘patrióticos’ del PP -él no llegó a utilizar esa palabra- para favorecer su investidura, y en la que el líder de los populares dejó claro que “no habrá abstención” y que, además, “es el PSOE el que debe romper sus pactos separatistas precisamente por patriotismo”.

El presidente del Gobierno en funciones y candidato a la investidura, Pedro Sánchez, se reunió de forma teóricamente discreta en el Palacio de La Moncloa este lunes por la mañana con el presidente del PP y líder de la oposición, Pablo Casado.

“Fue un encuentro de cargos en funciones. Por lo tanto no tiene nada de extraño que se haga esta reunión y que se haga en La Moncloa”, apunta una fuente del PSOE a OKDIARIO. “Lo increíble es que un representante democrático como Albert Rivera no acuda a un acto de estas características”, añaden desde las filas socialistas.

Pero, pese a ello, lo cierto es que la reunión transcurrió en dos planos distintos. Paralelos. Imposibles de cruzarse en ningún punto. Sánchez hablaba del deber del PP de abstenerse, “por la estabilidad, por el bien de España, por la imagen exterior” incluso “para evitar la entrada del populismo en el Gobierno” -en el mismo Gobierno, el suyo, que una hora después calificaba a Podemos de “socio programático preferente”–.

Casado contestaba al candidato socialista a la investidura presidencial desde el rechazo absoluto a la petición de abstenerse y recordando que “es el PSOE el que debe romper los acuerdos en Cataluña con formaciones separatistas”: porque más de 100 localidades albergan pactos de los socialistas con partidos separatistas, incluidas alianzas en las que ha entrado hasta la CUP. Sánchez volvía con su petición de “abstención, sin nada a cambio”.

El líder del PP recordaba al presidente en funciones el pacto con Geroa Bai y Bildu “en Navarra”, donde “se expulsa de gobernar a Navarra Suma para pactar con los nacionalistas y la abstención de EH Bildu”.

Apoyo a cambio de nada

La reunión transcurrió de ese modo, en dos planos diferentes de realidad. “El presidente considera que se le debe apoyar a él sin entregar nada a cambio. Porque él es, según su versión, la estabilidad, la única posibilidad”, señala una fuente popular. “Y Casado obviamente no puede aceptar un discurso así… Y menos cuando Sánchez no deja de albergar alianzas con separatistas”.

Así transcurrió el que ha sido ya el tercer encuentro entre ambos líderes desde las elecciones del pasado 28 de abril y el segundo tras iniciar la ronda de contactos para recabar los apoyos necesarios para la investidura.

Como ya ocurrió la semana pasada con Pablo Iglesias, líder de Podemos, el encuentro de este lunes entre Pedro Sánchez y Pablo Casado también se producía bajo, teóricamente, la más absoluta discreción. Con cero publicidad previa por parte de ninguno de los dos líderes políticos. Eso sí, a la hora del inicio de la reunión, los mensajes empezaban a ser filtrados y se reventaba el supuesto secreto.

Fuentes del PP destacan que el líder de los populares ha acudido a la cita por petición expresa de Sánchez y únicamente por "lealtad institucional". Desde el PSOE explican que "han estado conversando sobre las instituciones comunitarias, las futuras citas europeas, el G-20 y sobre la sesión de investidura”. Y admiten que las posturas entre ambos "siguen muy alejadas".

Lo último en España

Últimas noticias