El ‘ministro’ Manuel Castells: «A Junqueras le caen 13 años de cárcel sólo por hacer una declaración simbólica»

Podemos ya ha desvelado que va a colocar al profesor Manuel Castells como ministro de Universidades en el nuevo Gobierno de Pedro Sánchez. En el ámbito académico, Castells es un reputado sociólogo, que desarrolla su labor docente en la Universidad de California en Berkeley y la Universitat Oberta de Catalunya (UOC).

También es un invitado habitual de TV3, donde no oculta sus simpatías por el movimiento independentista. Durante los últimos meses, ha impartido varias conferencias en distintos país en las que no ha dudado en desacreditar a la democracia y la Justicia españolas, para justificar el golpe de Estado de la Generalitat del 1-O.

Manuel Castells pronunció el pasado mes de noviembre una charla sobre «La crisis global de la democracia liberal» en la Universidad de Valparaíso (Chile). Durante el turno de preguntas de los alumnos, justificó los violentos altercados que los separatistas han protagonizado en las calles de Barcelona, alegando que Oriol Junqueras ha sido condenado a 13 años de cárcel sólo por realizar «una declaración de independencia simbólica».

El nuevo ministro de Pedro Sánchez explicó allí que «hay una rabia acumulada, intentan que se note, acampar, interrumpir la circulación, crear problemas, que no todo siga igual. El movimiento independentista catalán pasó de ser un movimiento masivo, pero absolutamente pacífico, a un movimiento con rabia porque a los dirigentes, por declarar simbólicamente la independencia, no hicieron nada más, les caen 13 años de cárcel en la gran democracia española».

«La Policía pegó a nuestros abuelos»

«Entonces la gente está enfadada», añadió, «sobre todo los jóvenes, que dicen: ‘Hace dos años mis abuelos fueron a votar en un referéndum, declarado ilegal, pero que votaron dos millones y medio de personas, y les pegaron. Pues ahora no vamos a dejar que peguen a nuestros abuelos, nos ponemos delante y vamos a proteger a nuestros abuelos'».

El nuevo ministro de Universidades de Pedro Sánchez, Manuel Castells, miente y se limita a repetir fuera de nuestras fronteras toda la propaganda separatista. En cualquier otro país europeo, Junqueras también estaría en la cárcel por dar un golpe de Estado contra la democracia.

Junqueras no ha sido condenado por hacer «una declaración simbólica». Ha sido condenado por desobedecer las sentencias del Tribunal Constitucional y utilizar dinero público (un delito de malversación) para organizar un referéndum ilegal. Por poner a un cuerpo policial como los Mossos d’Esquadra al margen de la Ley y utilizar los medios públicos de la Generalitat para movilizar a cientos de miles de personas, con el fin de subvertir el orden constitucional y declarar la independencia (delito de sedición).

En cuanto a que votaron dos millones y medio de personas en el referéndum ilegal, es una cifra fabricada por los independentistas que ni siquiera avalaron los «observadores internacionales» comprados con dinero público por la Generalitat. La cifra no merece ningún crédito, pero el nuevo ministro de Pedro Sánchez se lo da.

El Tsunami imparte las órdenes

En la misma visita a Valparaíso, el pasado mes de noviembre, el profesor Manuel Castells ofreció otra charla a estudiantes en el Centro de Estudios Públicos (CEP). Allí se refirió al denominado Tsunami Democràtic que durante los últimos meses ha movilizado a los independentistas a través de una aplicación de teléfonos móviles, Telegram, para enfrentarse a la Policía.

«En Hong Kong y Cataluña se han constituido plataformas», explicó, «que en el caso de Cataluña es una plataforma anónima denominada Tsunami Democràtic, en las que no delibera nadie, de repente surge un mensaje vertical y le dice a la gente: en una hora en el aeropuerto. Y la gente no delibera, van o no van. Pero muchas veces van».

Y añadió: «En Cataluña en el último mes 150.000 personas entraron en Telegram y se bajaron la aplicación [del Tsunami Democràtic], eso es lo importante. Luego no deliberan nada, están dispuestos a obedecer ciegamente a algo que nadie sabe… Todo esto es un mundo desconocido para los gobiernos, incluso para la policía».

Un sociólogo como Manuel Castells aún no se ha hecho la pregunta clave: ¿Quién maneja el Tsunami Democràtic e imparte las órdenes para que miles de separatistas tomen el aeropuerto del Prat o se enfrenten a la Policía?

Una revolución impuesta desde el poder

Porque la respuesta desmiente la tesis de Castells de que se trata de un movimiento ciudadano completamente espontáneo, provocado por la «rabia» de la gente. Por el contrario, es el Tsunami manejado por el entorno de la ANC y de Carles Puigdemont el que moviliza a las masas para intentar alcanzar sus fines políticos ilegales.

Es decir, como en el caso del referéndum ilegal del 1-O, se trata de un movimiento revolucionario impuesto desde el poder y utilizando el dinero público de todos los españoles, para destruir el orden constitucional. Por eso Junqueras está en la cárcel.

Lo último en España

Últimas noticias