Elecciones Cataluña 2021

Iglesias quiere blindar en la Constitución que Cataluña pueda celebrar un referéndum

Iglesias referéndum
Oriol Junqueras y Pablo Iglesias.
×

Este artículo de OkSalud ha sido verificado para garantizar la mayor precisión y veracidad posible: se incluyen, en su mayoría, estudios médicos, enlaces a medios acreditados en la temática y se menciona a instituciones académicas de investigación. Todo el contenido de OkSalud está revisado pero, si consideras que es dudoso, inexacto u obsoleto, puedes contactarnos para poder realizar las posibles modificaciones pertinentes.

Podemos recupera con toda su fuerza su apuesta por un referéndum en Cataluña. Aunque Pablo Iglesias maquilló su perfil más soberanista durante la negociación de Gobierno con Pedro Sánchez, el partido pone de nuevo sobre la mesa su propuesta para romper España. En Comú Podem, la marca con la que concurre a las elecciones en Cataluña el próximo 14 de febrero, quiere incluso incluir en la Constitución «un supuesto de referéndum de ámbito territorial» para blindar este horizonte.

El modelo para los ‘comunes’ es la «ley de claridad» que se aprobó en Canadá en respuesta al referéndum de Quebec, de 1995, y que establece las condiciones por las cuales el Gobierno negociaría la secesión de alguna de sus provincias.

El programa de En Comú Podem -cuya candidata es Jéssica Albiach- pide «acordar un procedimiento que permita consultar a la ciudadanía sobre el futuro político y regule el referéndum».

Así, se establecería «el procedimiento, las condiciones, las mayorías cualificadas y la interpretación de cualquier consulta popular por la vía del referéndum sobre la modificación del estatus político de Cataluña y de las comunidades del Estado». La regulación, según la marca de Podemos, imitaría la citada ley canadiense, fijando «la competencia para celebrar un referéndum, el respeto a los principios democráticos y federales y el Estado de derecho, normas claras para interpretar el resultado de la consulta y la obligación, de ambos gobiernos, de negociar lealmente para realizar los cambios legislativos y constitucionales necesarios que permitan hacer efectiva la voluntad popular». Finalmente, resuelven que todo ello «quedaría plenamente garantizado introduciendo en la Constitución un supuesto de consulta referendaria de ámbito territorial».

«Estatus político»

Aunque Podemos no formula expresamente la independencia, la propuesta abunda en la idea de «soberanía compartida», «plurinacionalidad» y  ampliación del «autogobierno», y deja la puerta abierta a que la ciudadanía se exprese sobre el «estatus político» para Cataluña y otras comunidades autónomas.

En este contexto, consideran que para «desbloquear la relación política» con el Estado es necesario que Cataluña tenga «más y mejores competencias» y que goce del «reconocimiento de su singularidad nacional», señalan al respecto. Lo que llaman «agenda de avance en el autogobierno» se haría, añaden, mediante «acuerdos políticos», sin necesidad de reformar la Constitución.

La «nación» catalana

Los de Iglesias proponen «impulsar una declaración política para reconocer Cataluña como nación» o recuperar algunos puntos del Estatut suprimidos por el Tribunal Constitucional, como la creación del «Consejo de Justicia de Cataluña» o «la participación de la Generalitat en instituciones y organismos del Estado».

También quieren «avanzar en el reconocimiento del carácter plurilingüe del Estado para garantizar el derecho a utilizar el catalán y otras lenguas cooficiales en las relaciones con la administración general del Estado y en las instituciones del Estado fuera de Cataluña».

En materia de financiación, piden aumentar los impuestos en manos de los gobiernos autonómicos: incrementar el porcentaje del IRPF o incluir el impuesto de sociedades, entre otros.

Además, pretenden incorporar a la Constitución una disposición adicional para que sea reconocida la «singularidad nacional y voluntad de autogobierno» de Cataluña. Esta disposición blindaría el «marco competencial específico» de la comunidad autónoma «atribuyéndole una mayor capacidad normativa», «el régimen lingüístico, preservando el catalán», la «relación bilateral con el Estado» y compromisos en materia de financiación.

Pablo Iglesias ha tratado siempre de esconder su apuesta nítida por un referéndum en Cataluña en función de su conveniencia política. Esa circunstancia ha provocado irritación en Podemos y, especialmente, en el partido en Cataluña. En 2019, en plenas negociaciones para una coalición con los socialistas, Jaume Asens -actual presidente del grupo parlamentario de Unidas Podemos en el Congreso- ya advirtió al líder de Podemos de que el referéndum era irrenunciable. Es más, avisó: «Se debe hablar y se negociará en una mesa de diálogo que debería ser una de las primeras medidas». «Cataluña merece un Gobierno de España que la reconozca y la respete», añadió, en una entrevista en Catalunya Radio. 

Iglesias eliminó la propuesta del referéndum en el documento que Podemos remitió a Sánchez en el verano de 2019 para negociar su investidura. Sin embargo, en su programa para el 10-N sí se plasmó la idea: «La gestión viable del conflicto en Cataluña pasa por construir un proceso de reconciliación que permita el diálogo y llegar a acuerdos. Apostamos por un referéndum pactado en el que Podemos defenderá un nuevo encaje para Cataluña en España», se recogía en concreto en el documento con el que Podemos concurrió a los comicios tras los que accedió al Gobierno de España.

Lo último en España

Últimas noticias