Los ‘fontaneros’ de Sánchez se trabajan las agrupaciones para conseguir apoyos para el congreso

Sánchez
El ex líder del PSOE, Pedro Sánchez. (Foto: EFE)
Comentar

A la espera de que Pedro Sánchez haga oficial su candidatura a las primarias del PSOE-algo que ya parece claro a tenor del ‘tuit’ que publicó este miércoles- sus ‘fieles’ llevan tiempo abonándole el terreno. Se trata, afirman fuentes muy próximas al exlíder socialista, de comprobar “si hay agua en la piscina”. La metáfora hace en realidad referencia a los respaldos que tendría Sánchez en el congreso de junio, traducidos en términos de delegados. 

Ésa es la principal razón que ha llevado al exsecretario general a ir retrasando el anuncio. Existen otras, como la posibilidad de que los militantes del PSC no participen en la elección del próximo líder socialista-una circunstancia que sin duda decantaría la balanza al candidato oficialista-la intención de ajustarse al máximo al anuncio de Susana Díaz y no avanzar nada hasta entonces e incluso el desánimo que provocaron en Sánchez algunas “traiciones”-así las califica su propio entorno-en especial las de César Luena y Óscar López, ambos ahora en el bando de Patxi López.

Pero lo que hasta ahora ha frenado a Sánchez, aseguran fuentes muy próximas al exlíder socialista, es no tener el control de las federaciones y, en consecuencia, del congreso.

La cuestión no es ni mucho menos menor: en sus manos está la elección de delegados del congreso y de ese órgano depende la configuración de la Ejecutiva del futuro líder del PSOE y órganos clave como el Comité Federal, la Comisión de Ética y Garantías o la misma línea política del partido. En otras palabras, de poco sirve ganar las primarias si el nuevo secretario general se encuentra atado de manos con una dirección “hostil”, señalan fuentes muy próximas a Sánchez.

En el tiempo transcurrido desde la renuncia de Sánchez a su escaño como diputado, su guardia de corps-a la que pone cara el diputado valenciano José Luis Ábalos, y que conforman distintos cuadros medios y militantes- se ha activado para sondear los territorios en busca de apoyo orgánico. Están convencidos de que la militancia sigue a su lado, que no se producirá trasvase de voto crítico a la candidatura de Patxi López. Pero cosa distinta, insisten, es el congreso. Y ahí el apoyo, admiten también, Sánchez no lo tiene ni mucho menos asegurado.

Los ‘pedristas’ asumen que la mayoría de esos delegados estarían con Susana Díaz o la línea ‘oficialista’. Sin ir más lejos, la federación andaluza es la que más aporta numéricamente: 241 de 1.o19 de los delegados del último cónclave, en 2014,  que ratificó a Sánchez como secretario general pertenecían al bastión de la andaluza. Esto es, ni más ni menos, que el 25 por ciento de los votos, lo que demuestra el poder interno de Díaz. Cataluña, Comunidad valenciana y Madrid son las siguientes en peso orgánico.

Sánchez ha asegurado a su entorno que, en caso de resultar elegido, quiere conformar una Ejecutiva a medida, y no repetir la fórmula anterior, cuando apostó por una dirección “integradora”.  Vistas las deserciones, la desconfianza del exdirigente socialista en los actuales dirigentes del partido es total. Hermético, solo confía sus planes inmediatos a Ábalos o a la diputada asturiana Adriana Lastra. Otros, como los parlamentarios del ‘no es no’ Odón Elorza, Zaida Cantera o Susana Sumelzo, y cargos intermedios, como el exeurodiputado Andrés Perelló o el alcalde de Xirivella (Valencia), son los encargados de mantener activa a la militancia con actos en las distintas agrupaciones. Se trata, en definitiva, de medir las fuerzas internas antes de lanzar públicamente la candidatura de Sánchez y de animar a los militantes ‘pedristas’ a presentar sus listas alternativas en los “congresillos” que, a nivel regional, deciden los delegados que irán finalmente al congreso federal.

Un trabajo de “fontanería”, como suele denominarse en el argot político, que resulta decisivo y que sin duda se ha visto perturbado por la candidatura de Patxi López. El exlehendakari cuenta ya con el apoyo de varios barones en su día afines a Sánchez, como la balear Francina Armengol, la navarra María Chivite, la vasca, Idoia Mendia, la madrileña Sara Hernández, el leonés Luis Tudanca o el mismo César Luena, con lo que es previsible que los delegados de esas regiones se orientarán precisamente en esa línea.  La apuesta de las federaciones más potentes-caso de Asturias, Comunidad Valenciana, Extremadura, Castilla-La Mancha, Aragón y Canarias- sigue siendo Susana Díaz, lo que supone que, en esa ‘terna’,  Sánchez se quedaría prácticamente sin apoyo orgánico.

Pese a ello, el exdiputado socialista empezó a despejar el camino este miércoles, con un misterioso ‘tuit’ en el que, sin confirmar ni desmentir sus aspiraciones, sí le mantiene en la carrera.

Sin duda, toda una declaración de intenciones, que corrobora las afirmaciones que en las últimas horas parten de su entorno y que aseguran que dará el paso definitivo.

El ‘cuándo’, eso sí, sigue en duda. Sánchez no quiere precipitarse-un error que considera ha cometido Patxi López-y mantiene la intención de esperar al máximo a que el congreso quede oficialmente convocado. Antes, se dedicará a sondear a la militancia y a los cargos orgánicos con distintos actos, aún pendientes de convocatoria.

Desde que el pasado 29 de octubre renunció al escaño como diputado y anunció que cogería el coche para acercarse a la militancia, Sánchez apenas ha protagonizado dos encuentros. Uno, en Xirivella (Valencia)-su alcalde es uno de los más fieles apoyos con que cuenta el posible aspirante-otro, en San Martín del Rey Aurelio (Asturias), en un claro desafío al presidente de la Gestora, Javier Fernández.

Díaz también sondea los territorios

Con Sánchez a punto de ponerse en marcha, Díaz hará lo propio. La presidenta andaluza, que tantea igualmente el mejor momento para hacer pública su aspiración de liderar el socialismo, lleva meses contactando con barones y agrupaciones y este mismo fin de semana iniciará en la ‘pedrista’ Castilla y León una gira por aquellos territorios que más se resisten a su candidatura.

Ni el anuncio de López, ni tampoco los gestos de Sánchez, perturbarán sus planes. Díaz sigue decidida a marcar sus propios tiempos, y se mantiene al margen de lo que hagan otros candidatos. La presidenta andaluza sabe bien que postularse de forma precipitada supone también quemar cartuchos antes de tiempo. A seis meses del congreso, el horizonte de Díaz sigue estando en primavera, cuando oficialmente se convoque.

Antes, la intención es sondear los distintos apoyos territoriales y sobre todo, cerrar el debate de si debería dejar la presidencia de la Junta para ser elegida secretaria general. Y, en ese caso, quién sería el elegido para ocupar su puesto cuando ella dé el salto, ya sí definitivo, a Madrid.

 

 

 

Últimas noticias