De Einstein a la velocidad del dinero

einstein
iStock-598054380

Ante el tono alcista de las Bolsas, y después de que el Ibex registrase máximos de este año, José María Luna explica, en base a la Teoría Cuantitativa del dinero cómo es posible que las bolsas continúen el rally que mantienen desde hace tiempo.

Muchos de nosotros, y más si tenemos niños o nietos en edad escolar, es posible que aún recordemos la famosa fórmula que Albert Einstein utilizó para su “Teoría de la Relatividad”: E=M×c².

Ahora bien, no se preocupen pues hoy no voy a hablarles del famoso físico ni de su Teoría de la relatividad. Hoy, y si me lo permiten, utilizaré otra fórmula quizás menos conocida pero que sirve para explicar uno de los principales motivos que está haciendo que los mercados de acciones estén subiendo desde hace unos años:

M×V=IPC×PIB

M: Es la cantidad de dinero en circulación en una economía (dinero en metálico, depósitos, fondos monetarios,…).
V: Es la velocidad del dinero. Es decir, el número de veces que una unidad monetaria cambia de manos durante un periodo de tiempo.
IPC: Es el índice de precios de una economía.
PIB: Producto interior bruto real de una economía.

Sin ánimo de aburrirles, he echado mano de la Teoría Cuantitativa del dinero simplemente para contestar las dudas que aún tienen muchos inversores y ahorradores en torno a cómo es posible que las bolsas mantengan un tono alcista tan importante después de tanto tiempo.

Cuando analicemos cada componente de la anterior fórmula, y a pesar del enorme “manguerazo” de liquidez que están llevando a cabo los principales bancos centrales del mundo -donde incluyo, por supuesto, al Banco de China-, vamos a comprobar cómo no están logrando reactivar ni la economía ni la inflación mundial a las tasas de crecimiento que dichas Instituciones Financieras habrían esperado inicialmente con la implementación de estas medidas de política monetarias expansivas. Pero eso sí, las bolsas y otros activos financieros de riesgo mantienen su estado de “luna de miel”.

Y todo esto se debe a que la velocidad del dinero no está aumentando. De hecho, ésta ha caído haciendo que una gran parte de la liquidez ,inyectada a las economías mundiales, en lugar de hacer que se incremente el crédito bancario o aumente de forma importante el gasto en bienes o servicios producidos en la economía mundial, continúe dirigiéndose, mayoritariamente, a los mercados financieros.

De Einstein a la velocidad del dinero
Gráfico: Velocidad del dinero en USA. Fuente: Reserva Federal de St. Louis.

En este sentido, y gracias a la acción de los bancos centrales – que siguen dirigiendo con su batuta el tempo y la partitura de los mercados de capitales-, se está creando un determinado “efecto riqueza” por el alza en el precio de muchos activos financieros, a la par de zombificar a aquellos agentes económicos (incluyendo a determinados Estados) menos dispuestos a emprender los ajustes necesarios que les haga ser cada vez más eficientes. Pero esto último ya lo trataremos en próximos artículos de este blog, sobre todo cuando nos refiramos al castigo que se le está infringiendo a la clase media en muchos países.

Pero para entenderlo mejor, veámoslo con los siguientes gráficos:

  • En primer lugar, podemos observar cómo la masa monetaria no hace más que subir y subir. Para ello, como ya señalaba antes, ya se encargan muchos bancos centrales de seguir aplicando políticas monetarias laxas.

De Einstein a la velocidad del dinero
Oferta monetaria en Estados Unidos en los últimos 50 años. Fuente: tradingeconomics.com

  • En segundo lugar, y a pesar de lo anterior, el nivel de precios se mantiene bajo. Hoy, por hoy, la inflación no parece un problema en la mayor parte de las economías del mundo. Algo que sigue teniendo desconcertados a muchos economistas sin darse cuenta que el mundo actual es bien diferente del de hace algunas décadas atrás.

De Einstein a la velocidad del dinero
Variación de la tasa de inflación en Estados Unidos en los últimos 10 años. Fuente: tradingeconomics.com

De Einstein a la velocidad del dinero
Variación de la tasa de inflación en la Zona Euro en los últimos 10 años. Fuente: tradingeconomics.com

    • Y, en tercer lugar, es cierto que el PIB mundial está creciendo, pero lo hace de forma bastante pausada.

De Einstein a la velocidad del dinero
Evolución del PIB mundial. En línea roja, evolución del crecimiento de las economías emergentes. En color azul, el crecimiento de las economías desarrolladas, y en naranja el crecimiento mundial.
Fuente: Fondo Monetario Internacional

Por lo tanto, si la masa monetaria crece y crece y, en paralelo, tanto la inflación como el PIB mundial siguen contenidos y no aumentan significativamente, está claro que para mantener la igualdad de la anterior fórmula la velocidad del dinero no debe estar repuntando. Y, en consecuencia, si esto es así, la mayor parte de la liquidez inyectada en lugar de ir a la economía más productiva seguirá dirigiéndose a los distintos mercados de capitales haciendo que los activos de riesgo; deuda sub0rdinada, high yiled, o la propia bolsa continúen al alza.

La tarea y la responsabilidad que tienen por delante los principales bancos centrales del mundo seguirá siendo difícil. Tratar de evitar que la economía mundial se enfríe y, en paralelo, evitar crear ciertas “burbujas” en los mercados financieros no es nada sencillo.

Sin embargo, más allá de discusiones banales en torno a lo acertado o no de la acción llevada a cabo por estas Instituciones de política monetaria mundiales, la realidad es que hoy por hoy (en un mundo donde la velocidad del dinero no termina de repuntar) continúan siendo verdaderos aliados de los activos financieros de riesgo.
Así, si su perfil inversor se lo ha permitido y ha seguido los consejos dados por las #FlechasAmarillas que nos hemos ido encontrando por el camino, habrá tenido un buen resultado financiero si en su “mochila” lleva algún fondo centrado en empresas de calidad y con una buena rentabilidad por dividendo; o fondos globales orientados a empresas cíclicas e innovadoras que entiendan que el mundo está en continuo cambio; o renta variable estadounidense; o emergentes asiáticos que incluyan China y países de la zona que les exporten a los chinos; o determinados fondos temáticos de valor que no se queden sólo en productos de moda o escaparate.

Por ahora, y en parte gracias a la actitud de los bancos centrales, por ejemplo el índice de bolsas mundiales ha logrado llegue a acercarse a su nivel históricamente más alto…algo que, en mi opinión, habrá que vigilar para ver si, caso de superarlo, queda otro tramo alcista a la renta variable.

De Einstein a la velocidad del dinero
Fuente: Morning Star

Hace tiempo escuché una frase que me gustó bastante; “El mejor momento para empezar a invertir es hoy. El otro momento mejor fue ayer”. De usted depende seguir perdiéndose oportunidades de inversión, que no tienen por qué estar sólo en fondos de alto riesgo, o comenzar a tomar el timón de su patrimonio financiero con la ayuda de un buen asesor o sherpa de las inversiones. Oportunidades sigue habiendo…pero si espera demasiado, llegará tarde. Por eso es tan importante no perder el interés y la perseverancia. Einstein ya lo dijo hace tiempo: “Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad y la energía atómica: la voluntad”.

Últimas noticias