Motor

Los concesionarios venderán 160.000 coches menos por el hachazo fiscal que disparará los precios

Crisis económica.
Crisis económica.

Malas noticias para el sector del automóvil. Los concesionarios han alertado de que el alza del tributo especial sobre determinados medios de transporte (IEDMT) -más conocido como el impuesto de matriculación- restará el crecimiento de las ventas interanuales que había previsto el sector para el año 2021, que superaba el 20%. En concreto, las matriculaciones registrarán 160.000 unidades menos por el ‘hachazo fiscal’, que entrará en vigor el próximo 1 de enero.

«El Gobierno de Pedro Sánchez no calcula que este descenso de las ventas podría tener un impacto directo en la producción de vehículos en las factorías españolas, impactando de lleno en el empleo de la industria del automóvil»

Así lo han confirmado fuentes conocedoras de la situación a este diario, que han explicado que «el alza impositiva por la entrada en vigor de la nueva normativa WLTP -aprobada por la Comisión Europea (CE) en 2018-provocará que la matriculaciones en 2021 cierren planas en comparación con las ventas registradas en 2020, que ha sufrido los efectos derivados de la crisis del coronavirus hasta registrar un desplome hasta el mes noviembre de más de un 35%».

En concreto, el sector calculaba un crecimiento del 23,2% en 2021 hasta alcanzar las 1.000.000 unidades, pero está revisión por el alza del impuesto de matriculación provocará que las ventas de vehículos cierren el próximo ejercicio por debajo del millón de unidades. Un recorte que provocará un descanso de 160.000 matriculaciones en el conjunto de 2021, que incluso podría lastrar los años precedentes.

Sin embargo, la previsión para los próximos años es positiva, pero hasta 2022 no se alcanzará un volumen similar al de 2019, y hasta 2023 no se volverán a superar el millón y medio de unidades. En 2021 se prevé un crecimiento del 23,2% (1.241.565 unidades); en 2022, del 15,9 % (1.438.903), y en 2023, del 5,7% (1.520.213).

Una subida fiscal que disparará los precios de los automóviles hasta un 15% y que el Gobierno de Pedro Sánchez no tiene intenciones de frenar tras tumbar la enmienda a los Presupuestos Generales del Estado (PGE) del grupo parlamentario popular en el Congreso de los Diputados.

«Preocupa cómo arrancarán las ventas de turismos y todoterrenos el ejercicio que viene, afectando de lleno al primer mes del año -que ya de por sí se caracteriza por registrar bajos niveles de ventas- si no hay una solución para neutralizar los efectos del nuevo protocolo de emisiones WLTP», explican. Un escenario que llega en un contexto de

Ante este escenario, los concesionarios avisan al Gobierno de Pedro Sánchez que «grabar al automóvil a corto plazo podría ser un golpe muy duro que dificultará aún más nuestra viabilidad, en un contexto de crisis económica derivada por los efectos de la crisis del coronavirus».

Sánchez mira para otro lado

Una subida fiscal que disparará los precios de los automóviles hasta un 15% y que el Gobierno de Pedro Sánchez no tiene intenciones de frenar tras tumbar la enmienda a los Presupuestos Generales del Estado (PGE) del grupo parlamentario popular en el Congreso de los Diputados. A pesar de la promesas de la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, al sector de la automoción. La última en la Mesa de la Automoción -celebrada el pasado 23 de noviembre en Zaragoza-.

No obstante, las diferencias entre el Gobierno de Pedro Sánchez se han dejado ver desde que comenzaron las negociaciones el pasado mes de enero -que se interrumpieron por la pandemia-. Las protagonistas fueron ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, y la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, tras no llegar a un acuerdo para neutralizar los efectos en los precios del endurecimiento de la normativa que mide las emisiones de CO2.

«El Gobierno de Pedro Sánchez no calcula que este descenso de las ventas podría tener un impacto directo en la producción de vehículos en las factorías españolas, impactando de lleno en el empleo de la industria del automóvil», explican los concesionarios. Un empleo que ya se ha visto golpeado por los efectos de la crisis del coronavirus con el cierre de Nissan.

«Gran preocupación»

Además, los concesionarios han mostrado «su gran preocupación por la mala situación en la que se encuentran el mercado de vehículos en el último año, con una caída en noviembre de las matriculaciones de casi el 20% por los efectos derivados de la crisis del coronavirus». Una salida que se dificultará a partir de enero de 2021 por la subida del impuesto de matriculación ya que la mitad de los vehículos que se vendan en 2021 verán incrementada su tributación en el momento de la compra por la entrada en funcionamiento de la normativa europea WLTP.

Según los datos que han proporcionado los concesionarios, los tramos para calcular las emisiones de CO2 se situaran en estos rangos a partir del próximo 1 de enero: 0% para los vehículos que emiten menos de 120 gr/km de CO2, 4,75% entre 120 y 160; 9,75 de 160 a 200 y 14,75% de 200 en adelante.

Lo último en Economía

Últimas noticias