Una técnica que ayuda a evaluar las causas de los accidentes cardiovasculares

Cerebros transparentes, la nueva proeza de la ciencia

Cerebros transparentes
La mejor noticia para el avance de la medicina

La actividad cerebral siempre se ha definido como uno de los aspectos más interesantes para los científicos. La conexión neuronal y el control que ejerce nuestro cerebro sobre todas y cada una de las partes de nuestro cuerpo resulta tan interesante como peculiar. Por eso desde los grandes centros de investigación realizan numerosas pruebas con la finalidad de descubrir más cosas sobre uno de nuestros órganos principales. En este caso hablamos de un novedoso estudio que ha conseguido crear cerebros transparentes con el propósito de estudiar de mejor forma todas y casa una de sus secciones. Te lo contamos.

Un estudio transparente

Cerebros transparentes
Imagen del cerebro después de Clarity

Un grupo de estudiosos de la Universidad de Standford, liderados por Karl Deisseroth, han conseguido lo que se define como una de las proezas más increíbles de los últimos años. Se trata de Clarity, un experimento científico que ha conseguido transformar la corteza cerebral de ratones en auténticos cerebros transparentes. La clave reside en bañar el cerebro de los roedores fallecidos con un conjunto de sustancias químicas con la finalidad de someterlos posteriormente a una serie de corrientes eléctricas. A partir de este proceso, los elementos opacos quedan eliminados y puede analizarse de forma tridimensional sin tener que recurrir a la disección. 

Cabe destacar que este procedimiento, creado en el año 2013, ha servido de inspiración a un grupo de investigadores de la Universidad de Duisburg-Essen (Alemania) que han conseguido aplicar esta técnica para el análisis de los accidentes cerebrovasculares. Dirk Hermann y  Matthias Gunzer son los líderes de un proyecto que radica sus fuerzas en resolver los problemas producidos por la rotura de los vasos sanguíneos del cerebro. Una afección considerada como la segunda causa de mortalidad en nuestro país.

Con el propósito de que algunas algunas regiones cerebrales pudieran ser vistas de la mejor forma posible, los científicos alemanes inyectaron un gel fluorescente en el corazón de los ratones para que pudieran bombear la solución alrededor del cuerpo. Posteriormente, retiraron sus cerebros y procedieron a la técnica de Deisseroth con la que pudieron observar, por primera vez, un cerebro transparente en tres dimensiones. Sin duda, una avance que traerá una gran cantidad de resultados en escasos años.

Lo último en Ciencia