Ayuntamiento de Barcelona

Barcelona quita a los Reyes Católicos su calle con el voto a favor de los socialistas

Barcelona Reyes Católicos
Los Reyes Católicos recibiendo a Cristóbal Colón en Barcelona en 1493

El separatismo catalán, en su afán por eliminar cualquier vestigio que pueda recordar la historia de España, pone su punto de mira en el callejero de las ciudades, en este caso el de Barcelona. La Ciudad Condal ya no contará con la calle dedicada a los Reyes Católicos, situada en el barrio de Vallvidrera. Este cambio se ha debido a una iniciativa impulsada por un grupo de vecinos vinculados al secesionismo y contó con el respaldo del PSC, ERC, JxCAT y los ‘comunes’, la formación de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau.

PP, Ciudadanos y Barcelona pel Canvi se opusieron a esta modificación. La iniciativa fue debatida y aprobada en marzo del año pasado y esta semana se procederá a su ejecución. La plataforma ciudadana detrás de este cambio es ‘Canviem Reis Catòlics’ (Cambiamos Reyes Católicos). Alegaron que la calle de los Reyes Católicos no les representaba porque había sido impuesta «durante la dictadura de Primo de Rivera». Esta modificación ha sido denunciado en las redes sociales por el diputado de Vox Víctor Sánchez del Real.

Otro argumento que utilizó la plataforma separatista fue que «la colonización de las Américas, la expulsión del pueblo Sefarad, la complicidad con la Santa Inquisición o el modelo monárquico y autoritario con el que Isabel I y Fernando II reinaron». El nuevo nombre de esta vía será Elisa Moragas i Badia, que fue maestra y defensora de los derechos de la infancia.

La plataforma ciudadana ‘Canviem Reis Catòlics’ fraguó el cambio de nombre de esta calle hace dos años. Al principio contaron con más de 1.000 apoyos y en la última etapa de la iniciativa, más de 300 personas participaron en la votación para decidir la alternativa final, que finalmente fue Elisa Moragas i Badia.

La iniciativa llegó el año pasado al Ayuntamiento de Ada Colau y el consejo plenario del distrito de Sarrià-Sant Gervas, donde se encuentra integrado el barrio de Vallvidrera, votó a favor. Los separatistas catalanes sacaron adelante esta iniciativa gracias al también apoyo del PSC y de la formación de Colau. Ciudadanos, PP y Barcelona pel Canvi criticaron entonces «la depuración de símbolos». «La única intención es eliminar la historia del callejero de la ciudad», aseguró el concejal del PP, Óscar Ramírez.

Otros cambios de calles

Desde la llegada de Ada Colau en 2015 al Consistorio de Barcelona se ha modificado en varios ocasiones el callejero de la ciudad con el apoyo de los separatistas y del PSC. En marzo de 2017 se aprobó en el Ayuntamiento el cambio de nombre de la Plaza de la Hispanidad por el de Plaza de Pablo Neruda.

El principal argumento para este cambio fue el siguiente: «La Fiesta Nacional de España está identificada de forma deliberada y notoria con la Hispanidad, un concepto vinculado a la imposición de formas de gobierno y cultura, el ataque a lenguas -entre ellas las peninsulares catalana vasca y gallega- y la rapiña y genocidio sistemático de pueblos y sociedades americanas». En octubre de 2018 también se aprobó el cambio de nombre de la Avenida de Borbón por la de ‘Els Quinze’.

En abril de 2018 el Ayuntamiento de Colau aprobó quitar la calle dedicada al almirante Pascual Cervera y Topete, héroe de la guerra de España contra Estados Unidos en Cuba en 1898. La alcaldesa podemita alegó que el almirante fue «un facha», a pesar de que Cervera nació en 1839 y murió en 1909, época en la que aún no había surgido el fascismo en Europa. La vía pasó a llamarse Pepe Rubianes, el bufón conocido por su hispanofobia. «A mí la unidad de España me suda la polla por delante y por detrás», señaló durante una entrevista hace unos años.

Lo último en España

Últimas noticias