Remedios naturales

Usos cosméticos de la manteca de karité

manteca de karité
Sus usos se extienden a la cosmética porque aporta importantes nutrientes para nuestra piel y pelo.

Uno de los usos cosméticos de la manteca de karité es que aporta una importante acción nutritiva sobre la piel, entre muchos otros.

Seguro que en tu crema habitual o bien en tu mascarilla de pelo has leído como ingrediente la manteca de karité. Sus usos se extienden a la cosmética porque aporta importantes nutrientes para nuestra piel y pelo. La manteca de karité se obtiene del fruto del árbol de karité, que podemos encontrar en la sabana africana.

Karité quiere decir árbol de mantequilla y esta manteca puede ser refinada y sin refinar, siendo esta segunda 100% natural. Cuando se realiza el prensado en frío, obtenemos una manteca fina y rica en nutrientes y vitaminas que tiene un importante uso cosmético.

Nutrición de la piel

Uno de los usos cosméticos de la manteca de karité es que aporta una importante acción nutritiva sobre la piel. Es decir, que nos da las vitaminas necesarias que la piel necesita para que esté suave y pueda regenerarse.

Acción cicatrizante

Otro de sus beneficios es que tiene efectos reestructurantes, por lo que destaca por su acción cicatrizante sobre la piel. El resultado de aplicar manteca de karite es que reduce las arrugas, las estrías, las manchas y la piel se muestra menos agrietada por el frío o el calor.

Efecto antiinflamatorio

Actúa como un potente antiinflamatorio y es capaz de tratar y mitigar algunas afecciones que encontramos en la piel, tales como las irritaciones y ciertos eczemas.

Protector capilar

También es un compuesto que vemos en champues y muchos otros productos que utilizamos en el cabello. De manera que el karité se usa como reafirmante capital ayudando así a aportar hidratación, volumen, suavidad y brillo al cabello. Se suele utilizar como mascarilla o acondicionador una vez nos hemos lavado el cabello con nuestro champú.

Contra las quemaduras solares

Su efecto calmante es bueno porque la manteca de karité ayuda a proteger las pieles más sensibles cuando nos hemos quemado por el sol. De esta manera es un buen remedio para reducir la picazón y también ayuda a bajar la inflamación.

Posibles contraindicaciones

Antes de aplicar manteca de karité sobre la piel es necesario probar para saber si tenemos alergia y no aparezca ninguna reacción posterior. Si no sabemos seguro siempre podemos preguntar al dermatólogo. En general es un producto bien tolerado que se aplica también en pieles sensibles.

 

Temas

Lo último en Salud