Embarazo

¿Qué es la episiotomía en el parto?

Aunque no sucede siempre, la episiotomía es una incisión quirúrgica que se realiza en el  perineo femenino durante el parto.

La episiotomía tiene lugar cuando es necesario ampliar el canal vaginal.
¿Qué es la episiotomía en el parto?

Aunque no sucede siempre, la episiotomía es una incisión quirúrgica que se realiza en el  perineo femenino durante el parto.

Encontramos diversos tipos: lateral, mediolateral u oblicua y media. Veamos en qué consiste esta incisión que no se practica a todas las mujeres en el parto, solo cuando es necesario.

¿Cuál es su finalidad?

La episiotomía tiene lugar cuando es necesario ampliar el canal vaginal para ayudar al parto y así facilitar la salida del feto que nace. En términos generales, suele realizarse un corte de entre 1 y 3 cm, que va desde la vulva hacia el ano con el fin de agrandar el canal vaginal.

Para esto se emplean tijeras o bisturí y se suele realizar una sutura. Se suele coser la parte con puntos (hilos) y éstos pueden acabar soltándose solos sin mayor complicación. Todo depende del tipo de episiotomía y de cada mujer y cuerpo, pues no hay dos distintos, de la misma forma que tampoco hay dos partos iguales. Es una técnica controlada que no debe dar problemas a la paciente.

¿Pueden surgir complicaciones?

Cuando se realiza esta práctica puede haber complicaciones, pero no es lo común. Por ejemplo, se puede infectar la zona, mientras que también puede haber edemas, cicatrices que no supuran y son molestas, reacciones alérgicas al hilo que se utiliza para unir este tema, inflamación de las glándulas de Bartolino, incontinencia urinaria y fecal, infecciones de orina,   nódulos, granulomas inflamatorios, endometriosis de la cicatriz, anemia, pérdidas de sangre, lesiones en el feto, etc.

¿Cómo recuperarse?

Depende de si ha habido complicaciones. Como hemos estimado, hay mujeres que ni se enteran y los puntos caen solos.

Pero en otros casos, es importante recuperar la función del perineo cuando se produce una  episiotomía. ¿Qué hacer? Siempre de la mano de los ginecólogos, se pueden hacer ejercicios para favorecer esta zona, como los famosos ejercicios de kegel, masajes, gimnasia… y en último término recurrir cirugía.

En el caso de la cirugía se emplea si los médicos lo ven necesario cuando este tema provoca casos graves.

Opiniones en contra

Aunque es una práctica muy extendida en el parto, es también fuertemente criticada y hay opiniones en contra. Pues según la OMS es necesaria en una porción pequeña de los casos.

 

Lo último en Salud

Últimas noticias