Dieta

Descubre los beneficios de usar la psicología cuando estás a dieta

Descubre los beneficios de usar la psicología cuando estás a dieta
Descubre los beneficios de usar la psicología cuando estás a dieta

Entre los propósitos de este 2021 está hacer dieta. Muchos no lo consiguen, y en gran parte es por la falta de voluntad y por un esfuerzo mental que es complicado de llevar. Por esto, usar la psicología cuando estás a dieta nos ofrece muchos beneficios. ¿Cómo lo aplicamos?

Antes de ponerte a dieta, piensa bien cuáles son tus objetivos, metas, fíjate un plan para obtenerlos y consulta al nutricionista.

Expectativas realistas

Antes de hacer dieta debemos fijarnos metas realistas. No podemos esperar a perder 6 kilos en dos días. Cada persona es diferente y las metas también. Los psicólogos de ifeel recomiendan estar metas realistas y especialmente en confías en lograr tu objetivo y cómo de realista es.

Motivación y expectativas a la par

Los expertos comentan que a la hora de plantearse qué dieta queremos hacer -vegana, saludable, para ganar musculatura…- es imprescindible que haya una armonía suficiente entre las motivaciones, las conductas, las expectativas/metas e incluso las fantasías legítimas que la persona maneja a la hora de iniciar una dieta, sobre todo si esta es muy estricta o exigente.

Busca un nutricionista, no lo lleves solo

Si te cuesta, empezar, seguir y estás desmotivado, entonces debes buscar a un profesional, especialmente a un nutricionista para controlar qué estás comiendo, pero no está de más preguntar al psicólogo porque es alguien que puede solventar los problemas que sufres de hacer dieta y te paralizan para seguir adelante.

Descubre los beneficios de usar la psicología cuando estás a dieta

No bases tu autoestima solo en tu peso

Los profesionales de ifeel explican que este punto es importante y hace que podamos usar la psicología cuando estás a dieta. Así, la autoestima tiene que ver con la valoración favorable o desfavorable que hacemos de nuestra imagen.

Esto depende de si estamos a gusto con nuestro físico “curvie” o, por el contrario, nos hace sufrir porque lo consideramos sobrepeso. Nuestra identidad se compone de muchas facetas, tanto en referencia a nuestro físico como a nuestra personalidad o manera de ser.

Tenemos muchos rasgos o características positivos que pueden alimentar nuestra autoestima aunque algunos aspectos de nuestro físico no acaben de convencernos. Aunque nuestro peso no sea el adecuado (y por esto estamos a dieta en la mayor parte de las ocasiones) debemos fijarnos en otros aspectos de nuestro físico como los ojos, sonrisa, pelo, piel, etc. Y en las cualidades psicológicas más allá del físico.

Tener fuerza de voluntad

Muchas personas empiezan un propósito pero duran poco en su ejecución y  no consiguen acabar la dieta, en este caso. Esto pasa con muchos propósitos de inicio de año, como ir al gimnasio o estudiar inglés.

Entonces hay que tener fuerza de voluntad, porque cuando seguimos una dieta, es importante que nos conectemos con el deseo de conseguir ese objetivo, con el hecho de que “queremos” lograrlo, para así poder sobrellevar mejor el esfuerzo. Y para ello hay que ponerlo en práctica un día tras otro. Si no estamos seguros de hacerlo, tenemos dudas, y no nos motivamos será más complicado que logremos nuestros objetivos.

Constancia antes que la velocidad

Desde ifeel explican que la constancia es la capacidad para ejecutar una misma conducta de manera continuada en el tiempo sin interrupciones significativas. Así la constancia puede ser más o menos férrea, dependiendo de las circunstancias externas y también de la intensidad que seamos capaces de imprimir a nuestro objetivo.  Esto quiere decir que no hay prisa para lograr tus objetivos y es más importante ser constante que ir rápido en nuestro tema para hacer dieta y acabar con esos quilos de más.

¿Puedes planificarte?

Sin planificación y organización, no hay acción o la hay pero sin una base sólida. Los expertos recomiendan elegir el momento para iniciar la dieta y la intensidad con que la llevarás a cabo en cada fase.

Vamos a cambiar nuestro estilo de vida y hay que aceptarlo

Hacer dieta no es algo de una semana. Es entrar en un estilo de vida saludable en el que debemos cambiar muchas cosas: comer bien, hacer deporte cada día, dejar los malos hábitos, seguir una rutina pero algo distinta, dejar de lado los ultraprocesados, etc.

Compénsate

Es una máxima importante en todos los propósitos y no solamente en el de hacer dieta y adelgazar. También en muchas otras cosas que sabemos que nos cuestan. Así los psicólogos apuntan que los alimentos tienen un efecto en nuestro estado de ánimo y en nuestra conducta.

Al reducir la  cantidad de comida que ingieres, o modificas el número de veces que comes cada día o eliminas de tu dieta ciertos alimentos, está claro que tu cuerpo y tu mente lo van a  notar, al menos en un inicio. De ahí que debes compensar lo que te falta con otra serie de cosas.

Recompensarte

Otra cosa es premiarte cada vez que logres algo que te ha costado bastante de superar. Decir no a aquellos bollos de chocolate que tanto te apetecen a ciertas horas, cumplir una semana de dieta, hacer ejercicio a primera hora de la mañana cuando odias madrugar, etc.

 

Lo último en Salud

Últimas noticias