Recetas de postres

Receta de Huesos de San Expedito

Huesos de San Expedito
Receta de Huesos de San Expedito
Comentar

Los huesos de San Expedito son un dulce tradicional ideal para la hora de la merienda o el café. Toma nota de estos pasos de su receta y empieza a disfrutarlos.

Los huesos de San Expedito son un postre típico de Todos los Santos y Semana Santa. Este tipo de masa dulce es de lo más recurrente, tiene una textura y un sabor que se basa en su materia prima. Los huevos y el anís seco se mezclan hasta conseguir darle ese toque especial y tradicional que estos huesos de San Expedito tienen. La forma de dedo es la que más caracteriza este postre, el sabor para los que nunca lo haya probado es muy similar a las rosquillas de anís. Si quieres cocinar un postre con personalidad que sea capaz de sorprender con un aroma casero de los de toda la vida, toma nota de cómo preparar estos huesos de San Expedito.

Ingredientes:

  • 250 gr de harina de trigo
  • 50 gr de azúcar
  • 2 huevos y 1 yema
  • 20 ml de aceite de oliva virgen extra suave
  • 10 ml de anís seco
  • 1 cucharadita pequeña de anís en grano
  • 1 sobre de levadura
  • Una pizca de sal
  • Aceite de girasol para freír
  • Azúcar glass

Cómo preparar huesos de San Expedito

  1. En un cuenco grande vamos a ir poniendo los huevos enteros y la yema. Batimos con el azúcar hasta conseguir una especie de crema pálida, deben casi doblar su tamaño.
  2. Incorporamos a la mezcla el aceite de oliva y una pizca de sal. Removemos bien hasta tener la masa líquida ideal.
  3. Le vamos a poner todo el sabor a estos dulces de la mano de un poco de anís seco que habremos machacado para que nos ofrezcan todo su sabor. Si no estamos acostumbrados a este sabor, le podemos poner un poco menos de anís.
  4. Vamos a ponerle la harina previamente tamizada, este ingrediente le dará la textura necesaria, deberá quedar como la masa de los buñuelos, consistente.
  5. Por último, le añadimos la levadura. Mezclamos y dejamos que la masa repose unos minutos. Con una media hora será suficiente.
  6. Colocamos la masa sobre la superficie de trabajo y le damos forma de cilindro. Cortamos en trozos iguales la masa.
  7. En una sartén con abundante aceite vamos a freír la masa. Los huesos no deben ser muy grandes o afectaría a la temperatura del aceite.
  8. A medida que los tenemos listos, los iremos colocando sobre papel absorbente para que eliminen el exceso de aceite. Repetimos la operación hasta tenerlos listos.
  9. Cuando se enfríen los espolvoreamos con un poco de azúcar y canela. Tendremos listo un dulce ideal para la hora del café o del té.

Últimas noticias