Curiosidades

¿Qué hay de cierto en el Yeti, hombre de las nieves?

¿Realmente existe el yeti, también llamado hombre de las nieves? Aquí te explicamos en qué consiste este mito y qué hay de realidad.

El hombre de las nieves
Curiosidades sobre el yeti

Conocido por habitar la región del Himalaya en Nepal, Bhután y el Tibet, el Yeti o abominable muñeco de las nieves es uno de los más conocidos mitos. Esta historia se remonta al año 326 aC, cuando Alejandro Magno conquistaba el valle del Indo. El emperador exigió ver a un Yeti tras escuchar innumerables historias, pero esto no pudo ser. Lo cierto es que esta criatura podría ser tanto una historia ficticia como real, ya que incluso sus huellas han sido fotografiadas.

El Yeti: un mito que cobra vida

Si bien la existencia de esta gran criatura nunca ha sido probada por científicos o expertos, las teorías sobre avistamientos en el Himalaya, Siberia, Asia Central y Oriental continúan despertando el interés de muchas personas. El abominable hombre de las nieves es una parte realmente importante de las leyendas e historia del folklore sherpa.

Una de las historias es “la aniquilación del yeti” donde se cuenta cómo los sherpas buscan cobrar venganza de un grupo de yetis. Otra historia cuenta que una joven del pueblo se encuentraba en grave estado de salud tras haber sido violada por un yeti. Además, el mito cuenta que esta criatura crece más y más alto a medida que sale el sol.Huella del yeti

Muchos creen que estas historias y leyendas eran inventadas a manera de advertencias, para que el interés de los niños por alejarse de la comunidad nunca despierte. También se dice que es solo un mito que ha sido construido en las personas que viven cerca de montañas para hacerlas más fuertes ante tiempos difíciles.

Sin embargo, el mito se ha convertido en mucho más que eso en la década de 1920. Sobre todo, cuando alpinistas fascinados con esta historia comenzaron a explorar el Himalaya y muchos aseguraron ver sus huellas.

Descripción física del Abominable Hombre de las Nieves

En su tierra es conocido como Metoh-Kangmi u “hombre oso”. Se trata de una criatura gigante y monstruosa que posee la apariencia de un mono. Se estima que podría medir más de 2 metros y pesar más de 150 kilogramos. El yeti caminaría sobre sus dos patas, tendría rostro de primate, orejas pequeñas, largos colmillos y nariz chata. Además, destaca por su abundante pelaje que cubre su cuerpo por completo y puede variar en tonalidades desde el castaño rojizo hasta el blanco.

El paso de los años no ha hecho más que aumentar el interés del hombre por esta enigmática figura. Si bien las únicas pruebas de su existencia son el boca a boca y las imágenes de sus huellas, el imaginario creado en torno esta bestia es más poderoso que la razón.

Lo último en Mascotas

Últimas noticias