Gatos

¿Cómo funciona el sentido del gusto en los gatos?

Sentido del gusto en los gatos
gato

Los gatos, del mismo modo que los humanos, tienen cinco sentidos: vista, olfato, tacto, oído y gusto. Sin embargo, no funcionan de la misma manera, ya que, en el caso del gusto, el sentido de los gatos no está completamente desarrollado. Cuentan con tan sólo 473 bulbos gustativos, mientras que los humanos tenemos cerca de 9.000.

Es interesante saber que los gatos no reconocen el sabor dulce, por extraño que parezca. Según estudios realizados por científicos, se necesitan dos proteínas para poder distinguir este sabor, y los gatos únicamente producen una de ellas.

Ahora bien, hay determinados alimentos dulces que sí les atraen, como algunos tipos de fruta o helados, por ejemplo. Sin embargo, los expertos creen que la atracción se debe al contenido graso de estos alimentos y no a su sabor dulce.

El sabor favorito de los gatos es el ácido, y los receptores de este sabor están por toda la lengua de estos animales. En lo que respecta al sabor amargo, aunque los gatos lo detectan en menor medida que los perros, les vale para evitar las sustancias tóxicas que tienen este sabor.

Los gatos identifican muy bien el sabor salado ya que cuentan con un gran número de receptores de este sabor en su lengua.

Hábitos alimenticios

A la hora de comer, los gatos tienen muy en cuenta no sólo el sabor, sino también la textura y el aroma de los alimentos. Prefieren el sabor ácido y la textura crujiente.

También valoran la temperatura de los alimentos, y les gustan los que están a temperatura ambiente, ni muy fríos ni muy calientes.

Aunque existe la creencia popular de que a los gatos les gusta la leche, lo cierto es que a medida que van creciendo comienzan a desarrollar intolerancia a la lactosa. Por lo tanto, si toman leche en la edad adulta es muy probable que sufran diarrea.

¿Los gatos tienen un sexto sentido?

Siempre se ha dicho que los gatos tienen un sexo sentido, pero esto no es exactamente así. Lo que ocurre es que algunos de sus sentidos, como el del olfato y el del oído, están más desarrollados que en los humanos.

Por lo tanto, pueden oler y escuchar cosas que a nosotros nos pasan desapercibidas. También tienen un gran sentido de la vida, y esto explica que se pasen varios minutos mirando fijamente a la pared, porque han visto un pequeño insecto o una mota de polvo, por ejemplo.

Lo último en Mascotas

Últimas noticias