Sentencia del 1-O

Sánchez trata de remontar en las encuestas con una visita a Barcelona tras una semana de disturbios

El presidente en funciones, Pedro Sánchez, ha remitido una carta a Quim Torra en la que le insta a condenar la violencia "de forma rotunda"

mossos
Pedro Sánchez y Quim Torra en la puerta del Palacio de la Moncloa @Getty

El presidente en funciones, Pedro Sánchez, se desplazará este lunes a Barcelona para visitar a los agentes heridos en los disturbios violentos que, desde hace una semana, se registran en la capital catalana.

Es la primera visita de Sánchez a la Comunidad, después de una semana de altercados. Un movimiento que coincide con la preocupación de los socialistas por las encuestas que avanzan un estancamiento del voto y una importante subida del centroderecha que, según la encuesta que este lunes publica OKDIARIO, ya empata con el de izquierdas.

Tres agentes de la Policía Nacional siguen ingresados en diferentes centros hospitalarios, uno de ellos en estado muy grave en la UCI, otro grave y un tercero pendiente de operación por diferentes fracturas.

El agente que se encuentra muy grave sufrió un traumatismo cranoencefálico el viernes  y permanece todavía en la UCI del Hospital Vall d’Hebrón. Otro de los policías está ingresado en el hospital del Sagrat Cor, se encuentra grave debido también a un traumatismo cranoencefálico y el tercero sufrió rotura de un brazo, del omóplato y de una pierna.

A pesar de la violencia que, desde hace una semana, se registra en Barcelona, Sánchez ha rechazado hasta el momento tomar medidas.

El presidente socialista ha remitido este mismo lunes una carta a Quim Torra en la se limita a recordarle "las tres obligaciones que debe cumplir un gobernante si quiere ostentar con dignidad la representación de su comunidad". Según Sánchez, éstas son "condenar la violencia de forma rotunda, amparar a las fuerzas de seguridad que la combaten y evitar la discordia civil".

El presidente catalán remitió a Sánchez una misiva el sábado en la que exigía a Sánchez que instaba al socialista al "diálogo", la misma propuesta en la que el socialista ha insistido siempre como respuesta a la crisis catalana. Torra intentó contactar en los últimos días con Sánchez también a través de llamadas y mensajes telefónicos, sin éxito.

Según explicó el ministro del Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska, el Gobierno no atenderá a Torra en tanto no condene la violencia que se vive en Barcelona desde que se conoció la sentencia del ‘procés’. Marlaska limitó el caos violento en Cataluña a "un problema de orden público". 

En su carta, enviada el sábado, el presidente catalán consideró una "irresponsabilidad" la actitud de Sánchez y reprochó que le diese "lecciones" contra la violencia. Torra perseveró además en la misiva en que seguirá defendiendo "el derecho de autodeterminación".

En su respuesta, Sánchez le reprocha que no condene "de modo tajante e inequívoco" las "conductas violentas que se han manifestado con virulencia y asiduidad en diversos puntos de Cataluña". "Incluso a poca distancia de su despacho", añade.

"Ha vuelto la espalda a las fuerzas y cuerpos de seguridad autonómicos y estatales, que protegen el orden público con gran profesionalidad y exponiéndose a graves riesgos", prosigue. Y también que haya "vuelto la espalda e ignorado a la mitad de la población catalana".

Sánchez trata de remontar en las encuestas con una visita a Barcelona tras una semana de disturbios

Lo último en España

Últimas noticias