Independentismo en Cataluña

Torra se prepara para lo peor: planea cambiar el Govern para impedir a ERC hacerse con la Presidencia

Pere Aragonés
Pere Aragonés junto al inhabilitado Quim Torra.

Horas tensas en el Palau de la Generalitat. Junts per Catalunya ya asume que el presidente del Parlament, Roger Torrent (ERC), dejará caer a Quim Torra como diputado tras la inhabilitación avalada por el Tribunal Supremo. Tiene menos de 48 horas para retirarle el acta. Con todo, el objetivo de los ex convergentes ahora es retener la Presidencia de la Generalitat para que ERC se quede con el cargo en funciones el mínimo tiempo posible. Fuentes cercanas a JxCAT admiten que se está presionando a Torra y éste se plantea una reestructuración del Govern para blindar el poder de JxCAT.

En su escrito de alegaciones ante la Junta Electoral Central, los letrados del Parlament admitieron que si Torra perdía el escaño de diputado ocurriría lo mismo con la condición de presidente de la Generalitat. Y ése es el temor que hay en el entorno del jefe del Ejecutivo regional. Aunque Torra pretende atrincherarse en el sillón, el partido busca minimizar los efectos de esta «catástrofe».

El plan inicial, una vez ejecutada la inhabilitación de Torra también como presidente, era el de investir a cualquier otro diputado del grupo parlamentario. El ex presidente fugado, Carles Puigdemont, era el elegido. Sin embargo, el vecino de Waterloo ya no es diputado del Parlament, pues tuvo que renunciar al acta para ser europarlamentario en Bruselas. Con este escenario los junteros plantean unas elecciones anticipadas, bien sean convocadas por Torra antes de cesar como presidente o bien convocadas de forma automática ante la ausencia de candidato.

Si finalmente le convencen de la segunda opción, que desgastaría más a ERC, el inhabilitado presidente catalán colocará en un cargo de mayor rango a algunos de los consejeros de su partido o incluso a algún diputado que actualmente no está en el Govern. Su equipo estudia la fórmula. La más fácil, para no cabrear a ERC, es la de hacerle ‘Conseller en Cap’ y atribuirle las funciones del president en caso de cese.

Otra alternativa sería cesar al vicepresidente Pere Aragonès (ERC) y nombrar uno nuevo de JxCAT. Aquí la cosa se complicaría con los de Oriol Junqueras. Sin embargo, como en la potestad de convocar elecciones, la decisión del cese o nombramiento de cualquier miembro del Govern es competencia de su presidente. Por tanto, de Quim Torra.

Lo último en España

Últimas noticias