III Asamblea Ciudadana de Podemos

Iglesias impone la ley del silencio al congreso de Podemos: ni críticas «agresivas» ni filtraciones

Podemos avisa a los posibles rivales sobre "la muy vieja y nada ética operación de filtrar a los medios de comunicación -incluso a medios claramente conservadores- rumores, decisiones no confirmadas, opiniones privadas o intentos de desprestigio personal"

Pablo Iglesias
Pablo Iglesias, secretario general de Podemos

Podemos aplica la ‘ley del silencio’ ante la tercera Asamblea Ciudadana, que blindará el liderazgo de Pablo Iglesias. El partido quiere evitar que las disputas internas trasciendan a la opinión pública, y pongan en aprietos su presencia en el Gobierno socialcomunista. En el reglamento distribuido a los posibles rivales, la formación pone el foco en las «campañas llenas de agresividad» y «basada en dañar al adversario o en impugnar sin ninguna empatía el trabajo de otros compañeros».

La advertencia no es nueva. De hecho, un argumentario similar ya se difundió con motivo de anteriores procesos, como las primarias para el ciclo electoral del año pasado. Sin embargo, ahora adquiere si cabe más significado. La formación quiere un congreso sin sobresaltos. De hecho, apenas se espera confrontación con Iglesias. El único elemento de ‘distorsión’ para Iglesias viene de los anticapitalistas, aunque este sector admite también las dificultades para rivalizar con el líder.

En Podemos consideran que es «absolutamente normal» que en la Asamblea se produzcan «diferencias políticas» y «confrontación democrática de argumentos». «Un debate cuya intensidad sea paralela a la importancia del momento histórico que nuestro país está viviendo». Sin embargo, piden a las bases «campañas en positivo», «fraternidad» y «diversidad». Es decir, evitar confrontar con dureza con la cúpula. Porque, justifican, «todo esto nos hace más ricos, más dinámicos y más fuertes». 

Al mismo tiempo, Podemos intenta bloquear «campañas llenas de agresividad, basada en dañar al adversario o en impugnar sin ninguna empatía el trabajo de otros compañeros y compañeras, la utilización espuria de la burocracia, el aparato y los reglamentos para combatir a los que no piensan como nosotros».

Filtraciones

También ponen el foco en evitar que la situación real del partido trascienda a la opinión pública, arremetiendo contra «la muy vieja y nada ética operación de filtrar a los medios de comunicación -incluso a medios claramente conservadores- rumores, decisiones no confirmadas, opiniones privadas o intentos de desprestigio personal». «Todo esto nos hace más pobres, más pequeños, más apolillados y más débiles», censuran desde la organización podemita.

Cabe recordar que la formación ha vivido en los últimos meses una de sus peores crisis, tras despedir a dos abogados que investigaban una serie de irregularidades internas. Entre ellas, el despido de una trabajadora contratada como escolta y a la que se encargaban labores domésticas para Iglesias y Montero, como reveló en exclusiva OKDIARIO. Los ex trabajadores -la responsable de Cumplimiento Normativo, Mónica Carmona, y el Delegado de Protección de Datos, José Manuel Calvente- denunciaron que, con su cese, Podemos intentaba «puerilmente ocultar las graves infracciones legales objeto de investigación e intentar doblegar nuestra voluntad». «Un grave acto de represalia y posibles coacciones» por investigar «graves irregularidades», en la formación.

Una asamblea ‘a medida’

La asamblea, que se celebrará a finales de marzo, discurrirá sin aparentes contratiempos. De hecho, el propio Iglesias tendrá el control sobre las votaciones, y con el sistema que ha diseñado el equipo técnico que prepara la cita, Iglesias se garantiza ganar todas las elecciones sobre candidato, programa y estatutos. Los afiliados de Podemos que quieran reelegirle en el cargo como líder de la formación morada deberán aceptar también sus propuestas sobre los estatutos del partido, programas y estrategias políticas. Todo se votará en ‘pack’.

De esta forma, se trata de un modelo que facilita que el secretario general y candidato a la reelección, Pablo Iglesias, gane todas las votaciones. Por un lado, porque el votante que apueste por él, lo estará haciendo automáticamente por sus documentos organizativos, político, ético y de feminismos. Y por otro, porque su candidatura estará vinculada necesariamente al equipo que presente para integrar el Consejo Ciudadano. Esas cláusulas están incluidas en el reglamento.

Además, el equipo técnico que guiará esa asamblea lo integra el núcleo duro de Iglesias. Entre ellos, destacan, como avanzó OKDIARIO, la secretaria de Feminismos, Sofía Castañón; el secretario de Comunicación, Juanma Del Olmo; el de Sociedad Civil, Rafa Mayoral y el propio secretario de Organización, Alberto Rodríguez.

La función de este ‘equipo técnico’ es la de “garantizar el correcto desarrollo de la Asamblea Ciudadana” y asegurar que se cumplan “todos los requisitos materiales, jurídicos y políticos con el objeto de llevar a cabo un proceso democrático, neutral y participativo” y que “mantenga las candidaturas en todo momento en pie de igualdad”. Por lo tanto, los jueces del proceso interno.

Lo último en España

Últimas noticias