Acuerdo PSOE-Podemos

Sánchez a la desesperada para evitar un fracaso de participación en el referéndum del pacto con Podemos

El presidente en funciones Pedro Sánchez activa a Gobierno y partido para animar a las bases a refrendar el acuerdo socialcomunista con Pablo Iglesias

Una escasa movilización en el referéndum que refrende el acuerdo socialcomunista con Podemos es la preocupación de Pedro Sánchez. Una baja participación debilitaría el acuerdo ya desde su origen y revelaría el escaso interés de la militancia. De ahí que el mismo presidente en funciones se haya implicado en pedir el voto a sus bases, en una campaña orquestada con el PSOE.

A esa estrategia, impulsada también desde las redes del partido, se han sumado otros dirigentes, como la vicepresidenta en funciones Carmen Calvo o la portavoz parlamentaria, Adriana Lastra.

El PSOE someterá este sábado al voto de sus militantes el acuerdo suscrito con Podemos. Ferraz no espera sorpresas, pero sí quiere que las bases estén motivadas y el pacto se valide con el máximo respaldo posible.

Sánchez se ha metido de lleno a la campaña y no duda en ‘teledirigir’ el voto para que las bases le refrenden. En una carta a los militantes, el secretario general socialista pide abiertamente su voto, defendiendo el acuerdo con Iglesias como "imprescindible" para superar el bloqueo político y contener el "auge de la ultraderecha".

El líder del PSOE presenta además a su partido como "la esperanza progresista para millones de personas, que contemplan con preocupación el auge de una ultraderecha, fortalecida por unas derechas que se acobardan ante sus mensajes de odio y que se abrazaron a ella en Gobiernos autonómicos y municipales cada vez más retrógrado".

Los estatutos obligan a Sánchez a someter el acuerdo a la consulta de su militancia. Sin embargo, la votación se celebrará casi dos semanas después de que ese acuerdo se anunciase.

El artículo 53.2 de los Estatutos Federales establece que "será obligatoria la consulta a la militancia, al nivel territorial que corresponda, sobre los acuerdos de Gobierno en los que sea parte el PSOE".

Además, según el artículo 32 de dichos Estatutos, el acuerdo habría de contar también con la luz verde del Comité Federal ya que, entre sus competencias figura "determinar la política de alianzas del partido".

Pregunta ‘teledirigida’

Sánchez obligará a los militantes a responder a una pregunta muy condicionada: "¿Apoyas el acuerdo alcanzado entre el PSOE y Unidas Podemos para formar un Gobierno progresista de coalición?". Una pregunta que no revela que ese acuerdo no cuenta con los apoyos parlamentarios suficientes y que precisará del respaldo de los independentistas para salir adelante.

191.000 militantes están llamados a participar. Y no conocerán apenas datos sobre el avance de las negociaciones, que los socialistas mantienen en una opacidad absoluta.

El pulso hacia la investidura se ha enrarecido también por la pregunta que ERC someterá al ‘test’ de sus militantes.

Los secesionistas plantearán, el próximo lunes, a sus bases: "¿Está de acuerdo con rechazar la investidura dePedro Sánchezsi previamente no hay un acuerdo para abordar el conflicto político con el Estado a través de una mesa de negociación?".

La pregunta va en línea con la postura defendida por el partido, que supedita el apoyo a Sánchez al compromiso de una negociación en torno a un referéndum ilegal.

Lo último en España

Últimas noticias