Turismo

Los cruceros gigantes como el del accidente mueven 400 millones al año en Venecia

MSC Opera
El crucero MSC Opera choca contra el muelle del puerto de Venecia.

El debate ha cobrado fuerza en los últimos días después de que un crucero de la compañía MSC, de 65.000 toneladas, chocara contra un barco turístico, en el Canal de la Giudecca

La industria de los cruceros en Venecia genera más de 400 millones de euros anuales para Italia, un negocio muy fructífero y también muy polémico, pues los vecinos de esta joya del Mediterráneo luchan desde hace años para que el Gobierno aleje a estos gigantes que contaminan y afean el paisaje.

El debate sobre estos enormes rascacielos marítimos en Venecia no es nuevo, pero ha cobrado fuerza en los últimos días después de que un crucero de la compañía MSC, de 65.000 toneladas, chocara contra un barco turístico, en el Canal de la Giudecca, dejando cuatro heridos leves.

Desde hace casi veinte años, Venecia espera una solución para los grandes barcos que satisfaga a la industria, a la economía, al turismo, al empleo y al medio ambiente, y el Gobierno italiano del Movimiento Cinco Estrellas (M5S) y la Liga está trabajando en ello.

"El objetivo es proteger el medio ambiente, el turismo y el empleo en Venecia, creo que encontraremos una solución", explica a EFE el ministro de Transportes e Infraestructuras de Italia y miembro del M5S, Danilo Toninelli.

Un 3% del PIB

Venecia es el segundo puerto más grande de Italia, después de Civitavecchia.

El impacto económico en el país es de 410 millones de euros (unos 464,9 millones de dólares) anuales y más de 4.000 empleos permanentes, según un estudio encargado en 2018 por la división italiana de la Asociación Internacional de compañías de cruceros (Clia) a la empresa Risposte Turismo.

Este análisis certifica que la industria de los cruceros representa cerca del 3 % del producto interior bruto (PIB) de la economía veneciana.

El director de Clia en Italia, Francesco Galietti, subraya en declaraciones a EFE que la importancia de Venecia reside en que es un puerto base, desde el que inician o concluyen estos viajes turísticos.

"La mayor parte de los turistas duermen un día en Venecia, antes o después del crucero, y aportan riqueza al territorio. (…) Se calcula que el gasto medio per cápita es de unos 180 euros", señala, y opina que si los cruceros se alejaran se cancelarían "muchos viajes en el Adriático".

Además, cree que los cruceros no contaminan tanto, pues según la agencia Arpav para el Medio Ambiente en la región del Veneto, solo generan el 8 % de las emisiones totales durante el verano y el 2 % en invierno.

La solución

Organizaciones y asociaciones de Venecia como el comité No Grandi Navi (No a los grandes barcos) protestan desde hace años para que estos cruceros no se acerquen a los canales venecianos y argumentan que contaminan el medioambiente y destruyen la belleza del paisaje.

Este sábado han organizado una manifestación para pedir al Ejecutivo italiano una solución urgente y duradera, y a ella han acudido centenares de personas con banderas y pancartas con lemas como "fuera los cruceros".

Stefano Micheletti, activista de este comité, reflexiona en declaraciones telefónicas con esta agencia que Italia debe analizar "qué tipo de turismo fomenta" al permitir que estos cruceros ensucien el aire "con sus carburantes y sus motores siempre encendidos".

"Queremos que estos barcos atraquen fuera de la laguna", subraya.

Actualmente, los cruceros de menos de 96.000 toneladas llegan a Venecia desde la parte oriental del Mediterráneo, entran a la laguna veneciana por el puerto del Lido y navegan por el Canal de la Giudecca hasta la Estación Marítima, al oeste de la ciudad.

Las embarcaciones de más de 96.000 toneladas permanecen atracadas en el puerto de Marghera, a varios kilómetros al oeste del puerto marítimo.

Estas asociaciones piden al Gobierno italiano y a las autoridades locales que se construya un puerto fuera de la laguna, y proponen la zona de San Niccolò, en el Lido, para que los turistas vayan a Venecia en ferris.

Esta hipótesis no convence a las autoridades locales ni a la industria de cruceros, que plantean que estos barcos sigan llegando a la Estación Marítima de Venecia, aunque por una vía alternativa a la actual: a través del Canal Vittorio Emmanuele III, sin pasar por el centro histórico.

Autoridades locales

Las asociaciones contra los cruceros quieren dejarlos fuera de la laguna, mientras que la industria crucerística acepta alejarse del centro, pero permanecer en la laguna.

Su plan es que los barcos lleguen a Venecia desde la parte oriental del Mediterráneo, no por el Lido como hasta ahora, sino por el puerto de Malamocco, unos kilómetros al sur.

Desde este puerto, entrarían a la laguna y se dirigirían hacia el noroeste para atravesar el canal Petroli, que separa la Isola delle Tresse y Marghera, y después virar por el Canal Vittorio Emmanuele III hacia la Estación Marítima de Venecia.

El alcalde Luigi Brugnaro cree que construir un puerto en el Lido no será rápido y teme que la solución se alargue, aunque considera que el Canal Vittorio Emmanuele III sería una buena opción, porque ya existe y solo habría que adaptarlo a los barcos, cavando para conseguir una profundidad de unos 10,5 metros.

La obra necesitaría de unos 19 meses y el coste sería de unos 120 millones de euros entre las labores de excavación, eliminación de sedimentos y servicios subterráneos.

El director de la Asociación veneciana de hoteleros, Claudio Scarpa, sostiene que el proyecto es "realizable" para llegar a Venecia sin atravesar su centro histórico.

"Este sector es fundamental para Venecia. No podemos dejarlos fuera de la laguna porque perderíamos mucho económicamente. Tienen que estar dentro de la laguna, pero fuera del centro histórico", justifica.

Posición del Gobierno

El ministro de Transportes italiano, Danilo Toninelli, trabaja con el ministro de Medio Ambiente, Sergio Costa, para elaborar un plan que dé una solución definitiva y contente a todos.

El debate sobre qué hacer con estos barcos existe desde hace unos veinte años, subraya el ministro italiano, pero se generalizó tras el hundimiento del Costa Concordia en enero de 2012 frente a las costas de la isla toscana del Giglio, que causó la muerte a 32 de los 4.229 pasajeros.

Desde entonces, tras siete años y cinco gobiernos en Italia, la única normativa aplicada en Venecia es la que limita la entrada al Canal de la Giudecca a los buques de más de 96.000 toneladas.

Desde 2013 existe la llamada bandera de Venecia II, un acuerdo voluntario por el que las compañías navieras que quieran se comprometen a operar con combustibles menos contaminantes desde que entran en la laguna hasta la Estación Marítima.

El ministro Toninelli asegura que su ministerio estudia posibles alternativas, y reconoce que el proyecto del Canal Vittorio Emmanuele III, que proponen las autoridades locales y las empresas de cruceros, carece de concreción y necesita un protocolo detallado para las labores de excavación.

Por otro lado, el del puerto del Lido es uno de los planes que el ministerio y su equipo están estudiando. Creo que pronto tendremos una solución", concluye Toninelli, mientras que la ciudad de los canales espera.

Lo último en Economía