Ana Patricia Botín ante las fusiones: “El Santander no necesita comprar para crecer y ser rentable”

Santander
La presidenta del Santander, Ana Patricia Botín. (Foto: EFE)

Ana Patricia Botín ha querido lanzar un mensaje a los mercados financieros ante la ola de fusiones que se avecina en el sector bancario español. La presidenta del Banco Santander ha indicado que la entidad que dirige “no necesita comprar para crecer de manera rentable”, ya que dispone de fortaleza para incrementar su negocio utilizando exclusivamente la vía orgánica. La prioridad de la entidad financiera es elevar el volumen de clientes vinculados, que en la actualidad rondan los 14 millones.

Esto no supone que el Santander no vaya a aprovechar el proceso de concentración en el sector financiero español para ganar tamaño. El pasado enero OKDIARIO avanzó que el Banco Santander no iba a entrar en la pelea por el Banco Popular, entidad que está en todas las quinielas para ser absorbida. Según confirmaron fuentes financieras, el banco que preside Ana Patricia Botín descarta fusionarse con la entidad que dirige Emilio Saracho, a pesar de que a finales de 2015 era una de las opciones que barajaba la entidad.

Las fuentes consultadas indicaban que el Santander ya había trasladado tanto al Banco de España como al Ministerio de Economía que se bajaba del tren por adquirir el Popular y que sólo estudiaría una operación de fusión con la entidad que preside Josep Oliú. El Banco Sabadell tiene una gran implantación en Cataluña que serviría para completar la oferta comercial del Santander y, además, el banco catalán tiene un gran negocio de banca corporativa.

Botín ha realizado las citadas declaraciones en una conferencia celebrada en Santander, donde ha recordado que el banco que preside está presente en diez países (destacando su posición en España, Reino Unido, Brasil y México), con 125 millones de clientes y una población de más de 1.000 millones de personas, un mercado potencial que no tiene ningún banco en el mundo, "ni Wells Fargo ni los americanos”, según informa EFE.

Según Botín, una de las cosas que más va a ayudar a crecer al Santander y a hacerlo de manera rentable para los empleados, clientes, accionistas y la sociedad es lograr la "colaboración activa" entre todos los países del grupo, conseguir ser una plataforma abierta, que permita ofrecer lo mejor en cada campo.

Respecto a la crisis reputacional que atraviesa el sector financiero, la presidenta del Santander ha señalado que no quiere “tener a nadie en el banco que no dé resultados, pero tiene que hacerlo de la manera correcta" y ha recordado que una parte de las retribuciones de los directivos, incluida la suya, se basan en el respeto a los principios de buen gobierno corporativo.

Botín ha defendido que la misión del Santander es contribuir al progreso de las personas, las empresas y las familias y ha dicho que su ambición y su objetivo personal y para todo el equipo es que "todo se haga de una manera sencilla, personal y justa".

La presidenta se ha referido también a la transformación digital del Santander y ha anticipado que el banco está "a punto" de llegar y a "unos meses" de que todos los clientes tengan acceso por todos los canales y a todos los productos. La entidad volverá a lanzar Open Bank, un banco totalmente digital, sin sucursales, y que está invirtiendo y colaborando con empresas de contenidos digitales. "Estamos bien, pero podemos hacer más", ha apostillado.

Al hilo del proceso de transformación del banco y al ser preguntada sobre las relaciones del Santander con Google, Botín ha dicho: "el principio de colaboración nosotros lo extendemos a todos aquellos en los que apreciemos el mismo principio de colaboración que nosotros tenemos. Esa es mi respuesta".

Lo último en Economía