Su abuelo y su padre fueron colchoneros

El pasado rojiblanco de la familia de Marcos Llorente

El pasado rojiblanco de la familia de Marcos Llorente
A la izquierda, Paco Llorente; a la derecha, Grosso; ambos con la camiseta del Atlético de Madrid, padre y abuelo de Marcos Llorente.

Marcos Llorente tiene muchas opciones de jugar la próxima temporada en el Atlético de Madrid. Seguiría la estela de su estirpe. Su abuelo Ramón Grosso ayudó a los colchoneros a no bajar a Segunda en los 60 y su padre, Paco Llorente, comenzó su andadura en la élite en el cuadro colchonero antes de triunfar de blanco.

Marcos Llorente podría ser el próximo fichaje del Atlético de Madrid. El cuadro colchonero tiene al mediocentro del Real Madrid entre sus opciones para reforzar el centro del campo, sobre todo con la posibilidad que se baraja en el Wanda Metropolitano, con una teórica salida de Rodri con el Manchester City de Pep Guardiola como destino. El tío del jugador, Julio Llorente, reconocía la posibilidad de que Marcos se vistiera de colchonero la próxima temporada.

De familia va el tema. En el árbol genealógico de Marcos Llorente está más que demostrado que predomina el blanco, los colores del Real Madrid han marcado la vida de los mayores del actual mediocentro merengue. Tanto su abuelo, Ramón Moreno Grosso, como su padre, Paco Llorente, pasaron los mejores años de sus respectivas carretas defendiendo la casaca blanca, pero en su trayectoria también hubo tiempo para teñir la chamarra de rojo, de rojiblanco para ser exactos. Los dos tuvieron pasado colchonero, algo que puede continuar el 18 madridista.

Con tan solo 20 años, el Real Madrid poseía en su cantera a un delantero que ya estilaba clase, por su finura y agilidad, por su buen juego por alto y por la habilidad con el balón, su regate y buen golpe con ambas piernas. Era Grosso, el abuelo de Marcos Llorente. El Atlético de Madrid, en una temporada con serias dificultades, solicitó la cesión del joven madridista en el mercado invernal y estos accedieron, dándole la oportunidad al joven canterano a dar sus primeros pasos en la élite.

Con Barinaga en el banquillo colchonero, Grosso debutó en Primera ante el Real Murcia como titular, donde lograría el 2-1 con el que lograba la remontada ante los pimentoneros, tras el 0-1 de Lax y el empate de Griffa (1-1). El abuelo de Llorente jugaría 12 partidos con la elástica rojiblanca, logrando tres goles y ayudando al Atlético de Madrid a mantener la categoría en una temporada que se torno gris desde muy pronto. Tras aquello jugaría 11 años de blanco.

Su padre Paco Llorente también jugó en el Atlético de Madrid en sus inicios. En el año 85, Paco fue parte importante del Atlético Madrileño que jugó en Segunda División, año también en el que debutó con el primer equipo en la élite. Aquello le sirvió para que la próxima temporada se quedara en el primer equipo, era el curso 86/87. Jugaría 26 partidos, 18 como titular, y ayudaría a los rojiblancos con tres goles antes de iniciar una etapa de siete temporada en el Real Madrid.

Lo último en Deportes