Superaron a los argentinos González y Mayer en tres sufridos sets (6-4, 4-6, 6-3)

Nadal y Granollers completan la remontada en el dobles y meten a España en semifinales

Rafael Nadal y Marcel Granollers consiguieron la victoria en el dobles decisivo y la clasificación de España para las semifinales de la Copa Davis. El dúo español superó en tres sets a la pareja Argentina y completan la remontada que había iniciado el propio Nadal en el segundo individual.

Nadal Granollers
Nadal y Granollers celebran la victoria. (AFP)

España está en semifinales de la Copa Davis. Con un sufrimiento prácticamente inexplicable y tirando de épica, Rafael Nadal y Marcel Granollers completaron la remontada del combinado nacional y superaron, en el decisivo punto de dobles, a Leonardo Mayer y Máximo González (6-4, 4-6, 6-3), con un triunfo esperado, en peligro y finalmente atado con épica, que mete a la anfitriona y gran favorita entre las cuatro mejores selecciones del torneo.

No podían fallar los pupilos de Sergi Bruguera, los dos hombres de confianza del capitán español para el dobles. Nadal, tras un duelo de una hora escasa ante Schwartzmann, continuaba aparentemente fresco para afrontar la segunda de sus batallas. Para superarla contaría con la inestimable ayuda de Marcel Granollers, compañero de Rafa desde categorías inferiores e imbatido en los dos dobles previos del torneo.

Enfrente, Argentina contaba con un experto en la materia, el veterano Máximo González, y un multiusos como el Yaca Mayer, apartado de los individuales para liderar la pareja en busca del milagro. España partía como favorita y no tardó en demostrar su superioridad. En el segundo juego de servicio de la albiceleste, Rafa y Marcel se imponían con firmeza para dibujar la primera ventaja del encuentro, que llegó a ser de 4-1 hasta que la confianza traicionó a la pareja del anfitrión.

Todo lo que habían hecho bien Nadal y Granollers pasó a mejor vida para introducirse en una vorágine de desorden y desacierto que, unida a la competitividad argentina, devolvía las tablas al marcador en el momento decisivo del set. Primer momento de sufrimiento y dudas para la pareja española, que por suerte se reencontraría a tiempo, con Nadal de nuevo activando el modo sobresaliente, y volvía a quebrar el servicio de González para cerrar el primer set a favor. La mitad del trabajo estaba hecho.

Este parcial de 2-0, sin embargo, resultó un espejismo para la pareja española, mucho más irregular que el día de Croacia, sobre todo al resto. Un fallo al servicio, traducido en break para los argentinos, iba a costar caro debido a la inoperancia como restadores de Marcel y sobre todo de Rafa, desconocido en una de sus grandes facetas como tenista. El manacorense prácticamente no devolvía restos de revés y Mayer, curtido en mil batallas, no desperdició la ocasión en un set que iba a parar a Argentina, también con un 6-4.

Argentina aprovecha el apagón

España necesitaba la mejor versión de Marcel en la red y a Rafa liderando desde el fondo, pero sobre todo, un volumen importante de puntos que rondaran el notable para vencer en el partido. La primera misión era mantenerse con ventaja, al comenzar el parcial decisivo sacando, y aunque con dificultades iniciales, lo lograron de primeras. Pero el gran premio iba a venir en forma de break en el siguiente juego, y con Marcel Granollers tomando la iniciativa. El catalán era el líder emboscado de la pareja española.

Con Rafa tirando de experiencia, el papel de Granollers en el tercer set, el que podía haber acabado con las aspiraciones de España, fue el de líder absoluto de la pareja. No hay que olvidar que Marcel es, entre otras cosas, campeón de Copa Masters, ex Top 10 y vigente finalista del US Open. Todo este palmarés viene explicado por su velocidad en la red y su prodigiosa muñeca. A falta del mejor Nadal, clave era tener al mejor Granollers.

Granollers lidera un triunfo épico

España se colocaba 3-0, un resultado que, aun con un sólo break de ventaja, no podía ser desaprovechado por la pareja española. Argentina sufría con la obligación de la remontada y las gradas volvían a sonar con los cánticos habituales de la rojigualda. Con todo, quedaba lo más difícil: jugar con la presión y el vértigo de saber que la semifinal estaba en manos de los españoles.

Tres juegos de servicio completados con éxito se canjeaban directamente por victoria, una afrenta mucho más fácil de decir que de hacer, y más con un rival aún enchufado al partido como Argentina. Mayer y González continuaban con los ojos inyectados en sangre, expectantes ante un posible error de España para devolver las tablas al partido. Solventado sin dificultades el primero, Granollers y Nadal sacaron su mayor nivel de precisión para sacar adelante el quinto juego de España en el partido, con dos aces del catalán y dos winners del balear.

5-3 en el marcador. Había llegado el momento. España, por azar y no por elección, partía con su disposición favorita en el tapete. Al servicio y en el fondo, Rafael Nadal. En la red, el velocista de la cinta y la estrella del partido, Marcel Granollers. Uno, dos, tres, cuatro. Juego, set, partido, eliminatoria. España a semifinales de la Copa Davis.

Lo último en Deportes

Últimas noticias