El incómodo silencio de Bilbao ante la opción de quedarse sin Eurocopa

bilbao
España jugará en San Mamés durante la primera fase de la Euro 2021 (athletic-club.eus).

La UEFA se encuentra estudiando la manera de reorganizar la Eurocopa 2021. El máximo organismo del fútbol europeo retrasó al 17 de junio su Comité Ejecutivo después de conocer que tres ciudades, una de ellas puede ser Bilbao, están poniendo pegas a la organización de un evento que se vislumbra como masivo tras la pandemia del coronavirus.

La Eurocopa estaba prevista como la más ambiciosa de la historia con la presencia de 12 sedes para el evento. Sin embargo, su aplazamiento a 2021 por la crisis sanitaria mundial ha hecho que tres de ellas pidan un replanteamiento en las condiciones hasta el punto de pensar en el abandono con la capital vizcaína a la cabeza.

Cada vez hay más preocupación en la ciudad por la inexistencia de una respuesta del Ayuntamiento a una pregunta que se le ha planteado para responder en comparecencia. Por ley, la autoridad local del PNV tiene tiempo para responder hasta un mes, pero ya han pasado nueve días desde que se solicitó una comparencia y nadie ha dado señales de vida cuando lo habitual es que se aparezca a la semana a responder.

El Ayuntamiento, el más interesado en organizar la Eurocopa por sus grandes beneficios económicos, no ha salido a decir nada y eso es sorprendente. El jueves se produjo una reunión de todos los grupos políticos en el Ayuntamiento, pero casualmente no se pudo hablar del candente tema de la Eurocopa al no entrar en el orden del día.

Este silencio incomoda a muchos y en parte reside en que Bilbao nunca estuvo al 100% implicada en la organización de la Eurocopa. Fue un autorregalo que se hizo Ángel María Villar en el crepúsculo de su mandato al frente de la Federación Española de Fútbol y la ciudad jamás se convenció de que fuese lo mejor, habida cuenta de que la selección española iba a disputar tres partidos en la sede de San Mamés.

No en vano, la reforma del estadio del Athletic de Bilbao en 2013 estuvo vinculada a la presencia de un torneo de ese calibre en la ciudad. Villar cumplió consiguiendo meter a Bilbao en la Eurocopa 2020, pero lo que muchos no querían ni esperaban era que eso implicase que España jugase sus partidos allí. La UEFA lo autorizó así a finales de 2017 y el conflicto comenzó a generarse.

Hay que recordar que desde hace más de medio siglo que la selección no disputa ningún encuentro en tierras vascas, concretamente fue el 31 de mayo de 1967, cuando San Mamés acogió un triunfo de los nuestros frente a Turquía por 2-0 con goles de Gento y Grosso.

Los mal pensados creen que Bilbao ha visto la oportunidad de evitar el trago amargo de que su ciudad se llene de banderas españolas y policías nacionales. El consistorio, dominado con mano de hierro por el PNV desde que se restauró la democracia, sabe que, de evitarlo, contentará y mucho a sus votantes y por eso han deslizado que una solución que desearían es que España juegue en otra sede.

En la Federación, esperan que Bilbao no les deje mal por una cuestión política –también hay mucho dinero en juego–. La plataforma ‘Bilbao 2020 Eurocopa Honi Ez’ lleva meses haciendo ruido en contra de la celebración del evento en redes sociales y hasta habían organizado una macromanifestación para el 28 de marzo para evitar que se jugase en la ciudad. La pandemia dejó en suspenso esa pretensión, pero parece que les han escuchado.

Bilbao disponía hasta el 30 de abril para mandar una carta a la UEFA con su postura ante el torneo y todo hace indicar que habrá que esperar a saber lo que realmente está sucediendo en este extraño silencio. Veremos qué ocurre con las entradas –todas vendidas para los partidos de España–, los hoteles y pagos de canon por ser sede de la Eurocopa. Este lío puede salir caro a más de uno.

Lo último en Deportes

Últimas noticias