Tras los pasos de Harry Potter en Oporto, la ciudad portuguesa que inspiró a J.K. Rowling

libreria-lello-oporto-harry-potter
La librería Lello, en Oporto, pudo servir de inspiración a J. K. Rowling a la hora de escribir las aventuras del niño mago Harry Potter. (Foto: Agencias)
Comentar

El tiempo parece haberse detenido en la librería Lello, en el centro histórico de Oporto. Este templo de la literatura, con su fachada neogótica, sumerge al visitante en un universo mágico que parece salido de un libro de Harry Potter.

Para los seguidores del famoso aprendiz brujo, no hay ninguna duda. Es aquí donde la escritora inglesa J. K. Rowling, que vivió en esta gran ciudad del norte de Portugal a principios de los años 90, encontró parte de la inspiración para crear su popular saga en siete volúmenes.

Entre delicadas decoraciones de madera y vidrieras de color azul, rojo y oro, inmensas estanterías repletas de libros recubren todas las paredes de la librería. “¡Oh! Es increíble como se parece a Harry Potter”, dice maravillada Inés Pinto, de 11 años.

El techo de la librería Lello es una maravilla arquitectónica, casi mágica.
El techo de la librería Lello es una maravilla arquitectónica, casi mágica.

“Para mí, es la viva imagen de la librería Fleury y Bott donde los jóvenes brujos compran sus libros de magia”, dice Nerea Moyeno, una turista española de 24 años.

Moyeno espera impaciente conseguir pronto “Harry Potter y el niño maldito”, el guión de la obra de teatro que se estrena este sábado en Londres, donde el aprendiz de brujo se convierte en padre de familia.

“Si la versión española tarda mucho en salir, me compraré la inglesa”, confiesa.

Este fin de semana, la librería organiza una fiesta donde se espera que asistan miles de fans, explica José Manuel Lello, de 59 años, bisnieto de uno de los hermanos fundadores. Para la ocasión, ha encargado 5.000 ejemplares del nuevo libro.

“Harry Potter es un mito que nos es muy útil”, explica el librero. Las ventas se han disparado de más de 300% y además, desde hace un año, los visitantes pagan tres euros para acceder a la librería, deducibles en la compra de un libro.

Su intención es “regular el flujo de turistas”, más de 3.000 por día, “transformarlos en lectores”, concluye.

Escalera mágica

Todos estas ganancias se han invertido en la restauración de la librería. “Recuperaremos el ambiente de hace 110 años”, dándole los colores de sus inicios, explica Lello.

La famosa escalera de madera con sus escalones de color escarlata volverá a ser el centro de todas las miradas, después de estar escondida detrás de los andamios desde abril.

Fiel cliente de Lello, cuando era profesora de inglés en una academia entre 1991 y 1993, a Joanne Kathleen Rowling también le gustaba frecuentar el Café Majestic, un conocido café de Oporto.

Tras los pasos de Harry Potter en Oporto, la ciudad portuguesa que inspiró a J.K. Rowling

En aquel momento era una desconocida. Fue después de cosechar sus primeros éxitos de ventas, a partir de 1997, que en la librería Lello y en el café Majestic hicieron el vínculo con la escritora.

“Los turistas nos sugirieron que pusiéramos una placa para señalar el paso de la autora, pero todavía no sabemos dónde ponerla”, confía Fernando Barrias, hijo del propietario del famoso café.

Café Majestic en Oporto.
Café Majestic en Oporto.

“Sí, solíamos venir al Café Majestic”, confirma el exmarido de J. K. Rowling, el periodista portugués Jorge Arantes, que sigue viviendo en la casa donde la pareja se mudó en 1992.

Muy discreto, Arantes huye de las entrevistas. A finales de 1993, se separaron y Joanne, que tenía 28 años en aquel momento, se fue definitivamente de Portugal, con su bebé de cuatro meses.

Más de 20 años después, el guía Bruno Correia, de 33 años, hace descubrir a los turistas los lugares de Oporto que pudieron haber inspirado a la autora.

El recorrido pasa por los jardines del Palacio de Cristal, que recuerdan al Bosque prohibido, y por la universidad, donde deambulan los estudiantes vestidos con capas negras, su uniforme tradicional.

 

Últimas noticias