Las palomas de Benidorm acosan a vecinas con carros de la compra tras quedarse sin comida por el coronavirus

Las palomas de Benidorm tienen hambre. El confinamiento por coronavirus tiene a todos los vecinos de la ciudad alicantina en casa y nadie puede echarle de comer a las palomas. Así que estas aves han decidido perseguir a los vecinos con carros de la compra, por si hubiera suerte.