Para los jóvenes las casas de apuestas son una forma de ocio totalmente normalizada

Es uno de sus planes cuando salen y las primeras apuestas las hacen en grupo. Aunque los menores no tienen permitido el acceso a las casas de juego, la realidad es que no les resulta difícil entrar. El 30 % de los chicos y el 15 % de la chicas, juegan.